Vestido barato y demasiado apretado salva la vida de chica de 21 años

Zoe Turner, de Yorkshire, Inglaterra, pasó la Nochevieja de 2014 maldiciendo su estrechísimo vestido. Sin embargo, finalmente este resultó ser una bendición para la chica de 21 años.    

Zoe se había comprado un vestido rojo en Internet por 35 libras (hoy, aproximadamente 40 euros). Aunque cuando se lo probó, le costaba trabajo moverse e incluso respirar, Zoe quería ponérselo a toda costa para la última noche del año. Tras enfundarse en el apretadísimo traje, subió a un taxi con sus amigos de camino a la fiesta. 

Pero entonces sucedió algo trágico: una mezcladora de cemento se chocó con el taxi. El taxista sufrió daños terribles: salió expulsado del vehículo y sufrió una fractura de cuello. A Zoe, que iba sentada en el asiento del copiloto, la agarró el cinturón de seguridad. Finalmente, los bomberos llegaron para rescatar a las víctimas del accidente. Los amigos de Zoe, sentados atrás, estaban inconscientes pero vivos. 

London

Una vez en el hospital, los médicos comprobaron que Zoe tenía otras lesiones de mayor gravedad, como la pelvis lesionada y el esternón roto. Pero entonces los doctores le dieron una noticia sorprendente: según ellos, ¡a Zoe le había salvado la vida su estrechísimo vestido!

Al estarle tan apretado, le sirvió de corset. Esto mantuvo todo en su sitio e impidió que los huesos dañaran sus órganos. Si Zoe no se hubiera embutido en aquel apretado vestido, ¡seguramente no seguiría con vida! "¡Fueron las 35 libras mejor gastadas de mi vida! Nunca olvidaré ese traje rojo. Qué pena que no sobreviviera al accidente", comentó Zoe. Pese a las trágicas consecuencias para el taxista, el accidente podría haber terminado mucho peor. Zoe está muy agradecida con quienes la salvaron y posó en una foto con ellos y con lo que quedaba de su traje. 

¿Cómo iba a imaginar esta chica que ese vestido que tantos dolores le provocaba le acabaría salvando la vida? Zoe tuvo una suerte increíble. 

Créditos:

Viralnova , The Telegraph

Comentarios

Más de Nolocreo