Soldado con depresión hace un vestido de novia con papel higiénico

La depresión es, por desgracia, una enfermedad bastante extendida que deteriora en muy poco tiempo la alegría de vivir y la autoestima de los afectados. Cuando alguien encuentra una forma de sobrellevar una de las fases depresivas y logra dirigir su atención a un lugar distinto al de su penosa situación y recuperar, aunque sea un poco, la alegría perdida, tiene que celebrarlo de alguna forma. En este caso, puede que el método para superar la tristeza parezca absurdo, pero no por ello menos efectivo.

Hubo un tiempo en el cual Amber Mills, una chica de Texas (EE.UU.), gozaba de buena salud y se sentía orgullosa de pertenecer a la Marina estadounidense, pero cuando le diagnosticaron esclerosis, su vida dio un giro hacia la dirección equivocada. 

La enfermedad no solo deterioró su estado físico, sino que le hizo un daño terrible a su salud emocional. En plenos preparativos para su boda, Amber cayó en una profunda depresión y perdió las ganas de seguir adelante. 

Mientras navegaba en Internet para buscar algo que la distrajera de su tristeza, le llamó mucho la atención una de las tantas curiosidades que circulan por las redes: una competición para crear el vestido de novia más bonito con papel higiénico. 

A Amber le dio mucha risa, pero enseguida se despertó en ella una gran curiosidad. Finalmente decidió darse una oportunidad. ¿Quién sabe? Quizás este proyecto podría ayudarla en lo más profundo de su ser. 

Con ayuda de pegamento, plantillas y cinta adhesiva confeccionó su vestido de novia con rollos de papel de baño rosas y blancos. Una obra que no pasa desapercibida ante los ojos de nadie. 

La parte superior está modelada con papel maché, el cual mezcló con agua caliente y pegamento y luego decoró con diseños y flores muy estilizadas. 

Durante varios meses, Amber confeccionó a mano la magnífica pieza. El proyecto tenía un objetivo muy concreto y requería de mucha concentración, lo cual ayudó a su alma y pensamientos a recuperar la armonía de los viejos tiempos.

Se sentía notablemente mejor y su optimismo crecía poco a poco. 

¿Y qué pasó con la competición? ¡El vestido de Amber obtuvo el tercer lugar! ¡Felicidades de corazón!

Créditos:

NTD

Comentarios

Más de Nolocreo