Una creativa venganza por toda la ciudad porque cortaron su árbol favorito

En Redondo Beach, una ciudad dentro del área metropolitana de Los Ángeles, vive un hombre que tenía una relación especial con un Schinus, un árbol de pimienta, en su propiedad. Un día, sin embargo, la administración del lugar tomó la decisión unilateral de talar este árbol. El hombre se puso furioso de indignación y comenzó una creativa (y secreta) venganza contra el gobierno local. Después de un tiempo, publicó la siguiente carta en las redes sociales:

"Hola, soy arbolista. Eso significa que me dedico profesionalmente a la cría, gestión y estudio de los árboles. Amo los arboles. Para mí, se encuentran entre las criaturas más bellas, más grandes y más antiguas de nuestro planeta.

Hoy quiero contarte una historia sobre la muerte, la nueva vida y la venganza. Hace tres años, el Gobierno de Redondo Beach ordenó la muerte de mi árbol pimentero de treinta años, Clyde.

pfeffer

Sus raíces habían comenzado a abrirse paso a través de la acera de concreto frente mi puerta. La administración de la ciudad se dio cuenta de esto y firmó la sentencia de muerte para mi árbol. También me hizo pagar por la extracción del árbol y por los daños de la acera.

Estaba encantado con Clyde. Me estoy haciendo viejo, así que fue muy importante para mí plantar algo que viviría mucho después de mi muerte. Lo cuidé bien, drené su tierra, le di apoyo cuando aún era muy joven y lo vi crecer.

Justo cuando Clyde se convirtió en un árbol robusto y saludable, y expandió sus raíces cuales tentáculos, construyendo un magnífico techo de hojas mientras se llenaba de vida; justo entonces, vino el alcalde vino y arrancó mi espléndido hijo.

Alcalde Steve Aspel, usted mató a mi hijo.

Lo pagará muy caro. Hace dos años y siete meses, planté en secreto 45 secuoyas costeras y 82 secuoyas gigantes en varios parques, jardines y áreas comunes en toda la ciudad.

A estas alturas, las raíces de cada uno se habrán extendido al menos nueve metros y se anclarán profundamente en el suelo. Es posible que haya notado los árboles que crecen frente al edificio del Gobierno de la ciudad, o el que crece en su jardín. Se trata de una secuoya gigante y su crecimiento se acelerará en los próximos meses.

riesen

Usted acabó con la vida de Clyde, pero lo reemplacé con más de 100 gigantes vivos. Ya verá que van a ponerse enormes. En unos pocos años alcanzan alturas de 30 a 60 metros y vivirán más de 2500 años. Mucho más tiempo que el nacimiento de Cristo. Para eliminar solo uno, tendría que afrontar costos muy superiores a los 1.400 dólares. Se va atragantar con esta factura, como lo hice yo hace tres años. 

¡Que tenga un buen día! Deseo que su ciudad sea invadida por árboles y que Clyde descanse en paz".

¿Quién lo hubiera imaginado? Algunos amantes de los árboles parecen tener una vena muy emotiva. ¿Y cómo reaccionará el alcalde de Redondo Beach?

Créditos:

nicerdays

Comentarios

Más de Nolocreo