La triste historia del drogadicto que escondía una voz maravillosa

Ted Williams, de Brooklyn (Nueva York) tenía 14 años y soñaba con lo que le depararía el futuro. Un día, tuvo la suerte de conocer a uno de los locutores de radio que él solía escuchar y se quedó en shock cuando vio que el aspecto del hombre no tenía nada ver con lo que él se había imaginado al escuchar su voz.

Al hablar con él, decidió hacer algo que le cambiaría la vida: pensó que nunca podría convertirse en actor o en una celebridad, pero sí podría entrenar su voz para ser uno de los mejores locutores de radio del mundo. Sin embargo, algo se interpuso en el destino de Ted Williams.

Con decisión, Ted se apuntó a una escuela de locución, donde aprendió a desarrollar su voz como locutor. Poco después, empezó a trabajar durante los turnos nocturnos de una pequeña emisora. Parecía que su carrera iba viento en popa. Sin embargo, antes de que pudiera despegar del todo, Ted se sentenció a una vida terrible: empezó a consumir alcohol y drogas sin control, y pronto se vio totalmente enganchado. Ocho años después de empezar con su adicción, Ted se vería obligado a sobrevivir en la calle. 

Veinte años pasaría Ted en la calle, rodeado de todos esos vicios que lo habían empujado a esa situación. Su familia ya lo había dado como un caso perdido. Por mucho que quisiera volver a su antigua vida, el hombre no sabía por dónde empezar. Desesperado, Ted agarró lápiz y cartón y escribió un emotivo mensaje para conseguir un poco de dinero: "Tengo una voz regalada por Dios, soy un ex-locutor de radio que está pasando por momentos muy difíciles. Por favor, toda ayuda será apreciada. Gracias y que Dios le bendiga". 

Y gracias a ese pequeño mensaje, la vida de Ted cambiaría para siempre. Un reportero de un periódico avistó a Ted en una carretera de Columbus (Ohio) sosteniendo su cartel y se acercó para escuchar si de verdad la voz de Ted era tan asombrosa. El vídeo que grabó, en el que el hombre muestra su voz y en el que explica toda su historia, se hizo viral en tan solo una noche. Aquí lo tienes; te aseguramos que te quedarás boquiabierto cuando lo escuches hablar:

Esto ocurrió el 4 de enero de 2011 y la vida de Ted Williams en la actualidad dista mucho de la que llevaba el hombre que sostenía el cartel. Ted se hizo superfamoso y recibió muchas invitaciones a distintos platós de televisión para entrevistas, además de varios trabajos.

Si bien el hombre volvió a recaer en su adicción unos días después de que su vídeo se hiciera viral, supo recuperarse y aprovechar la oportunidad que le llegó. Según sus propias palabras: "¡Pasé de ser un indigente a estar en Hollywood!". 

Pero Ted no se ha olvidado de su época como indigente y drogadicto ni de las personas que lo ayudaron. Es por eso que ha fundado una organización sin ánimo de lucro para ayudar a los refugios que ayudan a indigentes. Una de las cosas que ha hecho ha sido donar calcetines a uno de los refugios que le dio cobijo cuando él lo necesitó. "Muchos indigentes, si son como yo, habrán estado en la cárcel. Y no hay nada peor que estar en la cárcel y no tener calcetines, expuesto a todos los elementos y al frío". 

Pero las aspiraciones de Ted no se quedan solo ahí: "Quiero abrir una lavandería para los indigentes. Muchas veces, la gente sin hogar tira su ropa o van por la calle cargados con millones de prendas, y nunca están de forma presentable", explica el ex-indigente. 

Ted Williams, o "el hombre de la voz de oro", como lo han apodado, ha visto su sueño cumplido después de muchos años luchando contra una vida de alcoholismo y drogadicción que lo mantenía sumergido en lo más profundo de los infiernos. Gracias a su voz pudo salir de ella y ahora es todo una celebridad que ha trabajado en campañas publicitarias, programas de televisión e incluso ha escrito un libro sobre su vida. Le deseamos a Ted mucha suerte en su vida y en todos sus proyectos. 

Comentarios

Más de Nolocreo