“Desesperada por no morir”: una madre muestra cómo es su vida con cáncer

A primera vista, Ruth Naylor parece tenerlo todo en la vida. Esta británica de 32 años es una exitosa mujer de negocios, tiene dos niños encantadores y vive en una casa que ella misma mandó construir. Sin embargo, las enfermedades no distinguen condición social. Durante una revisión, los médicos le detectaron un bulto anormal cerca de uno de sus pulmones, y muy pronto se dieron cuenta de que Ruth padecía una forma muy rara de linfoma de Hodgkin. Con la intención de hacer consciencia, esta madre de dos pequeños se armó de valor y decidió compartir sus fotos en las redes sociales para documentar su incansable lucha contra el cáncer.

Al principio, Ruth pensaba que se sentía mal a causa de una gripe, pero el diagnóstico que estaba por recibir puso su mundo de cabeza. "Te enfrentas a la posibilidad de perderlo todo, y tu modo de ver las cosas cambia por completo", dice esta británica. "Creo que estamos obsesionados por parecer personas perfectas, pero el cáncer te enseña a ser humilde. Cuando tengo la bata del hospital puesta, soy igual a todos los demás. Una mujer más desesperada por no morir".

Desde que inició la quimioterapia, Ruth ha estado mostrando en su página de Instagram qué significa vivir con cáncer: un cubo al lado de su cama por si vomita, dolorosas inyecciones, la pérdida de su impecable cabellera rubia y el agotamiento.

"No tuve que esperar nada de tiempo, ya que mi tratamiento comenzó justo después de mi diagnóstico", contó Ruth. Ella misma perdió a su madre a los 21 años a causa de un cáncer de hígado. "Cuando estoy tranquila en cama en las noches y la casa está en silencio, no puedo evitar preguntarme cómo terminará todo esto. Me pregunto: ¿qué pasará si no despierto por la mañana y los niños se quedan sin su mamá?".

Eva, su hija de cuatro años, y Oscar, de dos años, le dan la fortaleza para seguir luchando un día tras otro. Darse por vencida es algo que nunca ha pasado por su mente: "¡Morir no es una opción para mí!".

Una vez que la quimioterapia haya concluido, Ruth tendrá que someterse a un tratamiento de radioterapia. Aunque el camino de la recuperación es largo, cuenta con el apoyo de su familia y amigos en esta batalla contra el cáncer. Las fotos que esta paciente de 32 años ha estado publicando en Internet contienen un claro mensaje para sus compañeros de sufrimiento: no están solos.

Créditos:

Mirror

Comentarios

Más de Nolocreo