Un hombre sube a un bus en Río de Janeiro y acaba en medio de un ‘baby shower’

Para poder llegar a la universidad en Nitéroi, Rodolfo Mattos, de Río de Janeiro, tenía que hacer un largo trayecto y cruzar un puente que unía las dos ciudades. Sin embargo, después de dos años descubrió que había un autobús exprés desde su barrio hasta la universidad. La línea era rara. Solo había una salida en la mañana y otra por la tarde. Por esta razón, los pasajeros le pusieron el nombre de "¡Si lo pierdes, se acabó!". Un día, Rodolfo abordó el autobús y se llevó la sorpresa de su vida. Luego decidió compartirla en un mensaje de Facebook:

"Tengo que compartir con ustedes la experiencia más asombrosa que he vivido en el transporte público en mis 22 años en Río de Janeiro. Estudio en la UFF (Universidad Federal de Río) desde hace 2 años y no sabía que hay una línea de autobuses que pasa por Deodoro y va directamente a Niterói. Me enteré por mi amigo Felipe Camargo, quien acude a la misma universidad. Se trata de la línea 113D, Itaguaí/Niterói".

"Cuando entré en el autobús, me llevé una gran sorpresa al ver tanto globos. Estaba fascinado con lo que vi. ¿Quién se espera tomar un autobús decorado de esa forma? Bien. Al principio, pensé que había una fiesta de cumpleaños. Empezaron a servir refrescos, café, zumo, pasteles y sandwiches. Todos estaban muy alegres".

"Era un grupo de personas de 20 a 70 años con un alegre espíritu de comunidad, muy extraño para un miércoles por la mañana en el transporte público".

"Otra sopresa más: me colgaron un pequeño emblema. No era una fiesta de cumpleaños, sino un ¡baby shower': '¡Heloísa Vitória está en camino!'. Entonces pensé que la festejada era familiar de alguno de los pasajeros, ya que no había ninguna chica embarazada en el autobús".

"Poco después, ¡el autobús se detuvo en medio de la agitada avenida de Brasil! No tenía por qué parar ahí, ya que se trata de un transporte exprés. En realidad, la fiesta empezó cuando la mujer embarazada que nos esperaba en medio de la carretera abordó el autobús junto con su madre y su hermana. ¡Gritos, lágrimas, ovaciones!".

"La chica embarazada tiene 23 años y es muy humilde, vende café en la avenida de Brasil. Cada vez que el autobús pasa por enfrente de su negocio, todos la saludan (son siempre los mismos pasajeros, todos son amigos). El autobús circula por ahí solo dos veces al día)".

"Uno de ellos se dio cuenta de que la chica estaba embarazada y les propuso a los demás hacer un 'baby shower'. Todos estuvieron de acuerdo y organizaron la sorpresa".

"Hay muchas cosas que celebrar. Todavía hay solidaridad en Brasil. Y todas las formas de afecto y amor deben compartirse con el mayor número de personas. Felicitaciones a la familia del '¡Si lo pierdes, se acabó!' ¡Enhorabuena al 113D!".

¡Qué gesto tan generoso de este peculiar grupo de amigos! Seguramente, a la chica embarazada le encantarán todos los regalos que recibió.

Comentarios

Más de Nolocreo