Padre de familia pierde 41 kilos después de pasar una vergüenza

Jeremiah Peterson, de Montana (EE.UU.) llevaba una vida feliz. Este hombre de 39 años estaba casado, tenía tres hijos y su propia tienda de antigüedades. Un día, sin embargo, se dio cuenta de lo mucho que había cambiado en los últimos años.

Cuando era más joven, Jeremiah estaba en plena forma. Solía ir de excursión y entrenaba regularmente. Pero después de conocer a su esposa y tener a sus hijos, dedicó todo su tiempo a su familia y a sus negocios. Con el paso de los años se fue descuidando cada vez más. Después del trabajo, por ejemplo, bebía al menos dos cervezas y comía pizza congelada u otras comidas preparadas.

El otrora entusiasta deportista tuvo que pagar un precio muy alto por llevar esa forma de vida. Poco a poco Jeremiah había adquirido la típica figura de alguien que se deja llevar: una gran barriga de cerveza, muchas kilos de más, piel pálida y pelo escaso. Durante mucho tiempo, este padre de tres hijos ni siquiera se daba cuenta de su estado. Solo sus hijos, inquietos, le fueron mostrando poco a poco cuánta energía había perdido desde que su juventud.

Pero también algunos problemas de salud y experiencias como las que explica el mismo Jeremiah le alertaron que tenía que cambiar: "El año pasado, en junio, mi esposa e hijos iban en bicicleta a la escuela. Debido a que uno de mis hijos tuvo un pinchazo, mi esposa me llamó. Sin dudarlo, me subí al coche sin camiseta y fui a ayudarlos", recuerda.

"Mi esposa e hijos querían que se los tragara la tierra cuando aparecí ante ellos. Otros padres y alumnos también estaban allí y vieron mi barriga gorda. No había pensado mucho en mi figura hasta ese momento".

Esta experiencia hizo perder la confianza en sí mismo a Jeremiah. Sin embargo, le dio suficiente motivación para cambiar su vida. A Jeremiah le llamó mucho la atención una persona en Internet que había contratado los servicios de "Transphormation Challenge" (reto de transformación), una empresa de acondicionamiento físico, que le había cobrado unos 50.000 dólares y le había dado resultados en muy poco tiempo. Para entonces, Jeremiah ya había empezado a elaborar su plan de ejercicios.

Para perder los kilos de sobra lo más rápido posible, era necesario un cambio en la dieta, así que empezó a adaptar sus hábitos alimenticios a la llamada dieta cetogénica. Este tipo de nutrición consiste en alimentos ricos en grasa y reducción de los carbohidratos, como granos o papas. Incluso tuvo que dejar por completo la cerveza después del trabajo.

Jeremiah retomó su entrenamiento regular del pasado. Caminaba diariamente, mañana y tarde, con su perro en la naturaleza. También comenzó a levantar pesas, de cinco a seis días a la semana, una hora cada día. Dentro de cinco meses, Jeremiah experimentó una transformación impresionante. Y no solo eso, ¡incluso ganó el "Transphormation Challenge" en 2017!

"Definitivamente quería hacerlo para cuidar mi salud y por mi familia; el dinero del premio no hizo que bajara la guardia", explica Jeremiah, "el entrenamiento no solo cambia tu cuerpo, sino también cómo te sientes y piensas. Sobre todo con respecto al futuro de tu familia".

No solo su familia está orgullosa de él. Jeremiah ha demostrado lo importante que es tener un objetivo claro y bien definido y una voluntad de hierro. Ha pasado más de medio año desde su transformación, y para él las cosas nunca volverán a ser como antes.

Comentarios

Más de Nolocreo