Anciano de 84 años se venga de los vecinos que lo hostigaron

El pueblo de Bibury, situado entre las verdes colinas de Gloucestershire, tiene sus orígenes en el siglo XVII y es uno de los lugares más bellos de Gran Bretaña. Cuando su esposa murió hace 15 años, Peter Maddox decidió que era tiempo de un cambio y se mudó a esta idílica villa para empezar una nueva vida. Nunca se imaginó el tipo de bienvenida que le esperaba. Algunos de los habitantes del lugar se comportaban hostilmente con él por una razón muy superficial: su coche. En su opinión, el auto amarillo brillante de Peter era un adefesio que desentonaba con el paisaje pintoresco. El acoso incluso se convirtió abiertamente en vandalismo cuando alguien destrozó las ventanas de su coche y, con algunos rayones, escribió la palabra "vete" sobre la pintura. 

El daño era tan extremo que Peter tuvo que comprar un coche nuevo. Al principio, amenazó con reemplazarlo por uno verde lima, pero en aras de la paz, eligió uno gris. Sin embargo, cuando un coleccionista de coches se enteró de la historia de Peter, estaba tan consternado que decidió hacer algo al respecto. Así que organizó una protesta para apoyar a Peter, ¡y qué tipo de manifestación! Un convoy de coches de color amarillo brillante, de todos los modelos y tamaños, atravesó las calles del pueblo. 

Cientos de personas aparecieron con sus vehículos amarillos y saludaron a los perplejos observadores. "Teníamos de todo en la villa: desde un vehículo de tres ruedas hasta un Mini o incluso un espléndido Lamborghini... Nunca había visto tantos coches amarillos en un solo lugar", dijo uno de los participantes. Peter vio el espectáculo desde la ventana de su cocina y estaba absolutamente desbordado por la muestra de solidaridad de todos esos desconocidos. 

Los participantes también le dieron a Peter un regalo muy especial: un coche en miniatura amarillo intenso para la vitrina de su salón. Será un maravillosos recuerdo de ese día tan especial. ¡Una idea genial!

Comentarios

Más de Nolocreo