Una madre alerta sobre los peligros de las fiestas con drogas

Se ha extendido como una epidemia y le ha costado la vida a muchos jóvenes en todo el planeta: el consumo de opioides está a la alza, y estos poderosos analgésicos se han convertido en la materia prima del escenario de las drogas recreativas. Este tipo de sustancias solo están autorizadas bajo prescripción médica, ya que son potencialmente peligrosas: el riesgo de sobredosis es demasiado alto. Una madre canadiense llamada Sherri Kent experimentó hace poco los estragos de esta epidemia: su hijo murió por sobredosis mientras consumía opioides. 

La pérdida de su hijo fue devastadora para Sherri. Solo tenía 22 años y muchos planes para el futuro. Mientras le prolongaban la vida artificialmente, Sherri hizo esta foto y la publicó junto con un mensaje en Facebook para advertir a otros acerca de los peligros de los opioides: 

"Solo quiero que todos sepan que mi hijo Michael sufrió una sobredosis de fentanilo. Mi hijo no era adicto y cometió un error que le costó la vida. Solo quiero que todos estén conscientes de que esta epidemia sigue avanzando y actualmente mata de 5 a 7 personas todos los días en las ciudades de Canadá. Está fuera de control, y no hay otra forma de proteger a nuestros hijos de esto que no sea alertarlos sobre los peligros que implica consumir drogas actualmente. He perdido a mi hijo de forma trágica y quiero que los padres sepan que esto le puede pasar a cualquiera que decida inhalar algo por la nariz. El fentanilo es el asesino n.º 1 en Canadá y está acabando con nuestros hijos y otros seres queridos. Por favor, comparte esto con tu familia y amigos para ayudar a prevenir otra tragedia".

La primera vez que un vendedor le ofreció heroína a Michael, él la rechazó. Pero un día después, la curiosidad fue más fuerte y se encontró con el traficante en una tienda local. Los dos entraron a los servicios para probar la droga, que resultó ser fentanilo, un poderoso analgésico de prescripción médica. Cuando Michael se derrumbó después de ingerir la droga, el traficante lo dejó solo en los servicios durante 20 minutos antes de encontrar ayuda.

Cuando llegaron los servicios de emergencia, ya era demasiado tarde. Los paramédicos llevaron a Michael al hospital más cercano, donde lo mantuvieron con vida artificialmente. Permaneció en coma profundo durante varios días, pero los médicos no le dieron ninguna esperanza de recuperarse. Cuando le informaron que no había nada qué hacer por su hijo, Sherri dio su autorización para que lo desconectaran del equipo que lo mantenía vivo. Ha sido la decisión más dura de su vida y la dejó con el corazón destrozado. 

Ahora Sherri está dispuesta a evitar que otras personas pasen por el mismo dolor que ella. Su mensaje es claro: el consumo de opioides ha alcanzado una magnitud epidémica, y algo tiene que cambiar. Mientras tanto, los padres deben alertar a sus hijos y estar al pendiente de su conducta. En lo que respecta a Sherri, si su mensaje logra salvar aunque sea una vida, la muerte de Michael no habra sido en vano.

Créditos:

Daily Mail, Wikipedia

Comentarios

Más de Nolocreo