Bebé se queda inconsciente debido a su asiento de coche, denuncia la madre

Para la familia Clark, de Escocia, comenzaba un día completamente normal: los padres, Kirsti y Christopher, alistaron a su hija de 3 años, Malena, y a Harper, su bebé de 3 semanas para ir de compras en el coche. En el camino de regreso, sin embargo, se toparon con un embotellamiento y tuvieron que pasar más de una hora y media en su auto junto con sus dos hijas.

Se les hizo muy tarde y cuando llegaron a casa ya era hora de acostar a la niña de 3 años. Entonces los padres dejaron al bebé en el salón en su asiento de coche mientras llevaban a la hermana mayor a la cama. Sin embargo, cuando Christopher sacó al bebé después de un rato se dio cuenta de que algo andaba mal.

¡Los labios de Harper estaban morados y tenía espuma en la boca! Presas del pánico, los padres llevaron al bebé al hospital lo más rápido posible. Allí los médicos determinaron que el bebé había sufrido una aguda falta de oxígeno debido a su larga estancia en el asiento de coche.

Los bebés todavía no tienen suficiente fuerza muscular para sostener la cabeza por sí solos; cuando la postura del cuerpo cuelga hacia adelante durante mucho tiempo durante un viaje en el asiento del bebé, este no recibe suficiente aire, y en el peor de los casos, provoca muerte por asfixia. 

Cuando Kirsti y Christopher se enteraron en el hospital de lo que provocó la convulsión de Harper, se quedaron completamente conmocionados. "No podíamos creerlo", recuerda el escocés. "No podía entender por qué nadie nos había dicho esto antes. Habíamos oído que los bebés no deben permanecer en este tipo de asientos demasiado tiempo porque eso puede deformarles la columna vertebral, pero nada del otro peligro".

"Una vez que Chris y yo nos dimos cuenta de lo que había pasado, estábamos muy enfadados con nosotros mismos; sentíamos que le habíamos hecho daños a nuestro bebé. Fue terrible. Pero hablamos con muchas otras personas que tampoco conocían el tema o que tenían opiniones contradictorias sobre el tiempo máximo que un bebé puede pasar en el asiento. Ahí es cuando nos dimos cuenta de que teníamos que compartir lo que le pasó a Harper, que los padres tenían que saberlo".

Esto es lo que quieren que sepamos: de acuerdo con las recomendaciones de los médicos, los niños menores de dos meses no deben permanecer en el asiento de coche durante más de una hora, para prevenir daños a su salud.

La pequeña Harper se recuperó completamente. Afortunadamente, sus padres se dieron cuenta a tiempo de que algo andaba mal con ella, así que pudo ser tratada rápidamente y prevenir algo peor. Después decidieron advertir a todos los demás padres de este peligro, para que no tengan que pasar por lo mismo.

Comentarios

Más de Nolocreo