Mujer forma una familia con un vagabundo

En 2006 Emmy Abrahamson, autora de libros infantiles, se fue de vacaciones a Ámsterdam. Mientras Emmy, que entonces tenía 29 años, esperaba a una amiga en el banco de un parque, un hombre se sentó a su lado y le preguntó la hora. Amablemente Emmy le respondió mirándolo a los ojos: "Enseguida supe que era vagabundo porque estaba muy sucio". 

Aun así, a Emmy el hombre le pareció simpático. Entonces comenzó a hablar con él. Su nombre era Vic Kocula. "Empezamos a conversar y me di cuenta de que tenía los ojos castaños más hermosos que había visto nunca. Además, me hacía reír todo el rato“.

Vic había llegado de EEUU para viajar por Europa pero cuando se le acabó el dinero, no le quedó más opción que dormir en la calle. Para sobrellevar la situación, se refugió en el alcohol, pero pronto perdió el control de su consumo de alcohol. Finalmente, se vio abocado a vivir en las calles de Ámsterdam, pobre y con un problema de alcoholismo. 

La historia de Vic conmovió a Emmy y cuando la conversación llegó a su fin, se sintió muy apenada porque no volvería a verlo nunca más. El joven estadounidense pareció sentir lo mismo, pues le preguntó si quería encontrarse con él en el mismo banco unos días más tarde. Emmy aceptó gustosa y esperó con ansia a la cita. 

Sin embargo, tras aceptar, la mujer sueca empezó a tener sus dudas. Bueno, es verdad que no tenía pareja y quería encontrar a su gran amor. Pero, ¿un vagabundo? No era muy normal, que digamos. Pero Emmy había quedado encandilada por aquellos ojos castaños y por la triste historia que rodeaba al hombre. Por ello, un par de días más tarde, expectante e impaciente, se sentó a esperar a Vic en el mismo banco del parque. Pero el hombre no estaba por ninguna parte.

Antes de que la desilusión se hiciera presa de Emmy, la joven avistó a alguien que se acercaba en bicicleta. Se trataba de Vic, que se disculpó por sus 20 minutos de retraso y la saludó alegremente. 

Los dos se fueron de paseo por las calles, charlaron mucho y rieron aun más. En suma, pasaron un día maravilloso. Al final de la cita, los dos se sentaron a hacer un picnic en un parque, mientras disfrutaban de los aún cálidos rayos de sol de septiembre. 

El día no habría podido ser más perfecto para ninguno de los dos: irremediablemente, los dos se enamoraron sin darse cuenta. Emmy no deseaba otra cosa que sentir los labios de Vic sobre los suyos. Sin embargo, la paupérrima higiene del joven la frenaba. "La verdad es que yo lo deseaba con fuerzas, pero su olor era asqueroso. No podía soportarlo". 

Tras una dolorosa despedida, Emmy tenía muy claro que no volvería a ver a Vic en su vida. Sus vacaciones en Ámsterdam habían acabado y debía volver a Viena, donde vivía por aquel entonces. Le había dado su número de teléfono a Vic, pero no contaba con que este la llamara. Después de todo, sus vidas eran muy diferentes y vivían muy alejados el uno del otro. 

Pese a que Emmy siguió con su vida de siempre, no podía quitarse a Vic de la cabeza. "No podía parar de pensar en él. Tres semanas más tarde, cuando ya había cumplidos los 30, sonó mi teléfono. Era Vic. Me dijo: 'Estoy aquí`. Desde entonces estamos juntos". 

Increíble pero cierto: Vic había sacado de donde no tenía para poder viajar a Viena, pues no podía dejar de pensar en ella. Desde aquella llamada de teléfono, la pareja no ha pasado ni un día separada. 

Pero aquí no acaba este cuento moderno: desde entonces Vic ha logrado darle a su vida un giro de 180º. Ha dejado el alcohol y estudió para convertirse en el exitoso ingeniero mecánico que es hoy. Emmy y Vic se casaron en un idílico palacio y ahora son padres de dos preciosos mellizos de 6 años: Desta y Til.

YouTube / This Morning

En el siguiente vídeo, en inglés, Emmy y Vic cuentan cómo se conocieron:

Emmy ha escrito incluso un libro sobre su increíble historia, la de una mujer que se enamora de un vagabundo. Y, quién sabe, quizás algún día se haga una película de su historia. Desde luego, tiene potencial, ¿no crees?

Créditos:

inthelovecoMailOnline

Comentarios

Más de Nolocreo