La desgarradora historia de una guardería donde ningún bebé llora

La estadounidense Dayna Mager acaba de dar a luz a la pequeña Luella. Su niña es lo más preciado para ella en el mundo. Especialmente desde que descubrió la terrible historia de una guardería. Desde entonces le prometió que nunca la desatendería.  

Facebook / Dayna Mager

"Hace unas semanas me metí en la cuna con mi hija para intentar calmar a mi pequeña, que lloraba desesperada".

Facebook / Dayna Mager

Dayna aclaró entonces por qué siempre dormirá junto a su hija:

"Una de las primeras veces que Matt y yo dejamos a Luella sola fue para ir a una conferencia religiosa. En esta un misionero contó su historia. Al escucharla se me paró el corazón:

El misionero había estado en un orfanato de Uganda, y aunque había estado en otros muchos antes, este era diferente. Cuando entró en la guardería, había más de 100 cunas con bebés. De pronto, se percató de que el silencio era atronador, algo que es extraño en CUALQUIER guardería, y aún más en una con más de 100 bebés. Entonces le preguntó al personal el motivo de este silencio. Su respuesta es algo que jamás olvidaré. Su respuesta es lo que me hace meterme en la cuna con mi hija. "Los bebés lloran durante una semana incesantemente. Cuando se dan cuenta de que nadie va a venir por ellos, paran...", le respondieron. 

Los bebés paran de llorar cuando se dan cuenta de que nadie viene a recogerlos. Ni en 10 minutos, ni en 4 horas, y quizás no vengan jamás. Esta historia me partió el corazón. Podía haber recogido los pedazos, literalmente".

Facebook / Dayna Mager

"Cuando llegamos a casa, mientras acunaba el minúsculo cuerpecito de Luella en mis brazos esa noche, le hice una promesa. Siempre acudiría cuando me llamara. Siempre. A las 2 de la mañana, cuando sus lloriqueos salgan de su monitor de bebé, allí iré. Siempre estaremos allí para ella y acudiremos cuando nos llame".

Facebook / Dayna Mager

La historia de este orfanato le rompió el corazón. Desde ese día ha cumplido su promesa: siempre acude a Luella aunque sea en mitad de la noche y tenga que acostarse junto a ella.  

Comentarios

Más de Nolocreo