La llamaron bruja de pequeña, ¡ahora todos miran sus fotos y la admiran!

Existe un trastorno genético conocido como "albinismo" que afecta a ciertas personas en el mundo. Las personas albinas sufren una falta de melanina y, por consiguiente, suelen presentar ojos muy claros, pelo blanco y una piel muy blanca y sensible a la luz solar. Connie Chiu es una de estas personas. Pero no es una persona corriente: es la primera albina del mundo que se convirtió en modelo. 

pin

Connie Chiu nació en Hong Kong (China). En los primeros años en los que Connie creció y vivió en Hong Kong la niña se dio cuenta de que era parte de una pequeña minoría. Sus padres intentaron explicarle que su condición era especial y que ella era un poco diferente. La niña pensó que nunca encontraría a nadie como ella hasta un día en el que sus hermanas volvieron de la escuela llenas de alegría. "Hermanita, ¡adivina a quién vimos hoy de camino a la escuela!", le dijeron. Ella pensó que se trataría de algún actor famoso, pero no. "¡Vimos a una mujer que se veía justo como tú! Era una adulta, pero con el pelo y la piel blanca, ¡como tú!". 

pin

Fue poco después, cuando era aún una niña, que su padre decidió que la familia se trasladaría a Suecia. La razón no era otra que la preocupación de un padre por su familia. Para él, Suecia era el país más seguro del mundo. 

pin

La vida de Connie en Suecia fue bien en general. A pesar de tener un aspecto diferente, la niña no sufrió ningún tipo de acoso en la escuela. Sin embargo, eso no quiere decir que no recibiera malas miradas y palabras de vez en cuando. La joven recuerda ahora cuando hace muchos años salió una famosa película china de terror en la que el personaje principal era una mujer llamada "la malvada bruja del pelo blanco"; alguna gente que pensaba que ella no entendía el idioma la llamaron así. Aun así, la joven nunca dejó que ni ese tipo de comentarios ni las miradas extrañadas de la gente le afectaran. 

pin

Connie estudió periodismo, pero terminó convirtiéndose en modelo por casualidad. A los 24 años, su hermana, que había estudiado moda, le pidió que fuera su modelo. Después de eso, Connie escribió su nombre y su número de teléfono en una de sus fotos y se la mandó a uno de los grandes diseñadores de la época: Jean Paul Gaultier. No esperaba recibir una repuesta, pero unos meses más tarde, la llamaron para invitarla a París, y así fue como terminó desfilando en una pasarela representando al gran diseñador. Este fue el punto de partida de su carrera; después llegaron sesiones de fotos, anuncios publicitarios, etc.

pin

Hoy, con 48 años, Connie puede presumir de haberse convertido en la primera modelo de su condición. Con ello, consiguió romper estereotipos y demostrar que las personas que lucen diferente son simplemente personas normales. Si alguna vez te encuentras con dificultades en la vida recuerda siempre el consejo de Connie: "cree en ti mismo". No importa los errores que cometas, sé tú mismo, rodéate de gente que te quiera y podrás dejar atrás todas esas dificultades. 

Comentarios

Más de Nolocreo