Solo un pequeño frasco: toda su basura de los 2 últimos años cabe ahí dentro

"Dos malas noticias: la primera, hemos detectado tumores en tu cuerpo; la segunda, son 6 en total".

A la temprana edad de 20 años, la estudiante universitaria Kathryn Kellog se resistía a creer el diagnóstico de los médicos. Kathryn comenzó inmediatamente la radioterapia, y, por suerte, los tumores se eliminaron completamente. Durante el tratamiento no dejaba de preguntarse: "¿Por qué me pasa esto a mí? Estoy tan joven y era tan saludable...".

Instagram/going.zero.waste 

A partir de ese momento, Kathryn empezó a investigar y a estudiar los productos que había estado usando en los últimos años, especialmente aquellos que contenían sustancias nocivas como el champú, los cosméticos y los detergentes. Además, se hizo vegetariana y dejó de comer carne procesada. Durante este tiempo, Kathryn se quedó atónita con todas las toneladas de basura que se generan todos los días, las cuales tienen un gran efecto negativo en la salud humana y el ecosistema. 

"Antes de enfermarme, no me preocupaba por todo esto. Era una estudiante universitaria más y quería disfrutar de la vida. Sin embargo, cuando caí enferma me di cuenta de lo mucho que influye en nuestra vida cotidiana".

Instagram/going.zero.waste

Desde que Kathryn se mudó a San Francisco en 2015, ha mantenido un estilo de vida con "cero basura". Todos los desechos de los últimos dos años que ha generado, excepto los reciclables o los aptos para compost, caben en un pequeño frasco. 

twitter/take back your trash

Siempre que Kathryn va a comprar verduras, lleva una una bolsa de red, recipientes de acero inoxidable, bolsas de papel, frascos de vidrio y bolsas de tela. En un supermercado normal, siempre regresa las bolsas de plástico y coloca las frutas y verduras en las bolsas que lleva de casa. Por si fuera poco, después de probar alguna fruta, tira los restos en el jardín más cercano como fertilizante. 

Instagram/going.zero.waste

Kathryn también tiene un blog "Going Zero Waste" (rumbo a cero basura), y en la primera página dice: "No se trata de perfección, sino de tomar mejores decisiones". 

También añadió: "No necesitas ser perfecto para vivir la experiencia 'cero basura'. No te presiones; solo tienes que hacer pequeños cambios cada día, paso a paso. Eso es todo".

Instagram/going.zero.waste

"Por ejemplo, siempre lleva un canasto de la compra contigo. Protesta si el producto que compraste está exageradamente empacado", agregó esta chica. 

facebook/Kathryn Kellogg

Sin embargo, muchas personas se muestran escépticas acerca de "cero basura" y argumentan que Kathryn lo puede hacer porque vive en San Francisco, donde uno puede encontrar tiendas ecológicas fácilmente. Además, hay tiendas que venden productos solo en empaques reciclados. Por ejemplo, las tiendas de cosméticos "Credobeauty" colocan sus productos en frascos que puedes comprar en la tienda o que puedes traer de casa.

Instagram/going.zero.waste

Para probar que cualquiera puede llevar un estilo de vida "cero basura", Kathryn se propuso a sí misma hacer la compra en un supermercado normal. "Sí, definitivamente es todo un reto, lo que significa que se produce más desechos que antes, pero siempre hay una alternativa. Trato de reciclar contenedores como frascos de vidrio o cajas de cartón en vez de usar bolsas de plástico, y nunca me olvido de la canasta". 

Instagram/credobeaut

Como a muchas mujeres, a Kathryn le encanta maquillarse, así que fabrica en casa delineador, máscara, bálsamo para labios e incluso desodorante. "Soy una persona más en esta ciudad, trabajo en un cubículo de 9 a 5, de lunes a viernes, y me gusta comerme una barra de chocolate cuando estoy estresada. Hago yoga y senderismo los fines de semana con mi marido y mi querido perro. Para vivir libre de basura no tienes que hacer algo especial o torturarte a ti mismo. Solo empieza por las cosas pequeñas".

Instagram/uncafesilvousplait_blog

En realidad, en los últimos años han aparecido más tiendas en todo el mundo que están en contra de los empaques innecesarios. En París, "Biocop" ofrece bolsas recicladas para los clientes para que puedan pesar sus alimentos, aunque también pueden traer sus propias bolsas. Y en Berlín, Alemania, la tienda "Original Unverpact" se volvió famosa en la zona por tener un sistema similar.

Este tipo de movimiento proecológico se llama "Preciclaje". Esta practica intenta que las personas reduzcan su cantidad de basura comprando productos sin empacar, reusables o reciclables. El preciclaje intenta ir más allá del reciclaje, ya que busca un mayor grado de sustentabilidad.

Instagram/Original unpacked 

En España ya existen un buen número de tiendas con estas características. También hay asociaciones que te indican cómo reciclar tú mismo y fabricar algunos de tus productos personales. En Ecología verde, por ejemplo, te enseñan a tanto a fabricar tus propios jabones como a reciclar ladrillos para construir viviendas. 

Instagram/thepicker

¿Te gustaría empezar una vida con "cero basura? Recuerda, las pequeñas cosas producen grandes cambios. Nuestra salud y nuestro planeta nos lo agradecerán. Si necesitas asesoría o algunos consejos útiles, visita el blog de Kathryn.

Comentarios

Más de Nolocreo