Chica de 25 años gasta más de 120.000$ en transformarse el cuerpo

Si comparamos fotos antiguas de Amber Luke con las de la actualidad, resulta increíble o mucho que esta joven australiana de 25 años ha cambiado en los últimos 9 años. Con seguridad muchos hubieran calificado a la joven de hermosa.  

Pero la chica dice de sí misma: "Cuando miro mis fotos viejas, me veo poco atractiva. Odio cómo me veía. Esa no era yo, era muy aburrida". 

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von 𝔇𝔯𝔞𝔤𝔬𝔫 𝔊ℑℜ𝔏 🐲 (@amberluke.fanpage) am

Sobre todo partir de los 16 años Amber empezó a tener conflictos con su propia imagen y entró en depresión. 

"Era muy estresante salir de casa. No tenía confianza en mí misma. Era difícil mirar a los ojos a los demás. No podía soportar ser el centro de atención. Si recibía demasiada atención, me sonrojaba rápidamente", cuenta la joven.

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von 𝔇𝔯𝔞𝔤𝔬𝔫 𝔊ℑℜ𝔏 🐲 (@amberluke.fanpage) am

Finalmente, Amber desarrolló un interés especial por los tatuajes y trabajó incluso como tatuadora más tarde. A los 16 años se hizo su primer tatuaje a sí misma. Pero ahí no quedó la cosa. En los siguientes años se gastó una pequeña fortuna en transformar su cuerpo. 

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von 𝔇𝔯𝔞𝔤𝔬𝔫 𝔊ℑℜ𝔏 🐲 (@amberluke.fanpage) am

Aumento de pecho, de trasero, inyección en labios y mejillas, lengua bífida y piercings. Todo esto le habría costado a la chica unos 70.000 dólares australianos. 

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von 𝔇𝔯𝔞𝔤𝔬𝔫 𝔊ℑℜ𝔏 🐲 (@amberluke.fanpage) am

Para sus tatuajes Amber también se rascó bien el bolsillo: según ella, se gastó 50.000 dólares. En total, su transformación le costó cerca de 120.000, lo que según el cambio actual serían unos 75.000 euros. 

Muchas de estas transformaciones corporales no son solo caras: también son peligrosas y dolorosas. Por ejemplo, cuando se tatuó los ojos, casi quedó ciega. 

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von 𝔇𝔯𝔞𝔤𝔬𝔫 𝔊ℑℜ𝔏 🐲 (@amberluke.fanpage) am

"Cuando me inyectaron el color, sentí como si me frotaran diez fragmentos de vidrio contra los ojos. Me lo hicieron 4 veces por ojo y fue brutal. Mi tatuador lo hizo demasiado profundo, y por ello estuve casi 3 semanas ciega", explica Amber. 

Sin embargo, a ella le merece la pena. Amber no quiere llevar una vida normal y no se arrepiente aunque muchos la critiquen. "Siempre hay un par de gente mala que quieren hacerme sentir mal. Al principio me afectó, pero ya no me dejo amilanar. Sé que muchas personas no están contentas con sus vidas y quieren pagarlo conmigo". 

"Por otro lado, muchos de mis amigos me apoyan", cuenta la joven, que en los últimos tiempos ha ganado un buen número de fans en su cuenta de Instagram

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von 𝔇𝔯𝔞𝔤𝔬𝔫 𝔊ℑℜ𝔏 🐲 (@amberluke.fanpage) am

Además, Amber tiene un novio que la apoya hasta el final. La chica ahora estudia para trabajar ayudando a personas adictas. 

Amber no tiene miedo al futuro. "No me preocupa cómo me vea en los próximos años. Todos envejecemos. No creo que nadie se vea especialmente bonito a los 70 años". 

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von 𝔇𝔯𝔞𝔤𝔬𝔫 𝔊ℑℜ𝔏 🐲 (@amberluke.fanpage) am

Esta joven australiana ha elegido un camino inusual, pero que ha reforzado su autoestima. ¡Vaya transformación asombrosa! ¿Qué piensas tú? 

Imágenes utilizadas en este artículo: © Instagram/amberluke.fanpage © Instagram/amberluke.fanpage

Créditos:

insider,

dailymail,

Imágenes utilizadas en este artículo: © Instagram/amberluke.fanpage © Instagram/amberluke.fanpage

Comentarios

Más de Nolocreo