Mujer descubre que está embarazada 30 minutos antes del parto

A los 21 años, Ally Opfer vivía con sus padres en Cleveland, Ohio, EE.UU. Pero en diciembre de 2016 su vida cambió para siempre.

Cuando se despertó el 21 de diciembre, Ally estaba de muy buen humor porque ese día se iba con su equipo de animadoras a un partido de baloncesto. Sin embargo, durante todo el día la joven sufrió dolores abdominales, que achacó a su próxima menstruación. 

 

Ein Beitrag geteilt von Ally Opfer (@allllyy_op) am

Esa noche Ally siguió sufriendo los mismos dolores. Pero la chica no pudo aliviarlos ni con analgésicos ni con bolsas de agua caliente. Todo lo contrario: los dolores se volvieron cada vez más y más fuertes; tanto que Ally no pudo dormir. 

A la mañana siguiente, la joven le habló a sus padres de los terribles dolores de la presunta menstruación. A pesar de ello, Ally quiso ayudar a su padre a subir un sofá al segundo piso, para no dejar que los dolores mermaran sus actividades normales. Pero, tras esta extrema actividad física, la joven decidió intentar descansar de nuevo. 

 

Ein Beitrag geteilt von Ally Opfer (@allllyy_op) am

Cuando por la noche los dolores se volvieron aun peores, y en aun más largos períodos, la familia decidió hacerle un test te embarazo a Ally. El resultado fue negativo. Cuando sus padres hablaron de llevarla al hospital, Ally se negó rotundamente. Según ella, en los momentos en los que no tenía dolores estaba bien y no quería de ninguna manera ir al hospital por dolores de regla. Aproximadamente a las 11, los dolores se habían vuelto tan intensos que se decidió por fin a buscar consejo médico. 

Al llegar al hospital, la examinaron de inmediato. Ally contó a los médicos que el test de embarazo había resultado negativo. Además, la joven parecía de todo menos embarazada. 

Los dolores de Ally hicieron pensar a los médicos que la causa podían ser piedras en el riñón. Los análisis de sangre indicaban infección y el nivel de presión sanguínea era extremadamente alto. Para confirmar sus sospechas, el médico pidió una ecografía. 

Ally nunca olvidará la conversación que vino después: el médico le informó que para nada tenía piedras en el riñón. 

"El médico me preguntó: '¿Has estado alguna vez embarazada?' Por supuesto le respondí que no. 'Lo que parece es que estás en la 39ª semana de embarazo y tu cérvix ya está abierta 10 cm. Tienes contracciones fuertes y tenemos que llevarte enseguida a quirófano para traer a este niño al mundo', contestó el médico". Al oír estas palabras, Ally se quedó sin palabras. Le era imposible pensar con claridad. "No tenía ni idea de que estaba embarazada".

 

Ein Beitrag geteilt von Ally Opfer (@allllyy_op) am

Antes de poder digerir la noticia, Ally fue trasladada de inmediato a quirófano. Sus pensamientos giraban en círculos, su corazón era un carrusel de emociones. El pánico y la incredulidad se apoderaron de la joven. ¿Cómo podía ser que no hubiera notado que estaba embarazada? Desde luego no se había hecho ningún chequeo médico recientemente. Por otra parte, los ejercicios que hacen las animadoras no son para nada apropiados para una embarazada. 

 

Ein Beitrag geteilt von Ally Opfer (@allllyy_op) am

Aunque en el quirófano los médicos confirmaron que el feto estaba bien, también vieron que este venía de nalgas. Esto impedía que se produjera un parto natural. El estado de Ally empeoró rápidamente: su presión sanguínea se disparó hasta niveles imposibles. Al parecer, Ally padecía una grave clase de preeclampsia, una complicación del embarazo que puede ser mortal para la embarazada y el bebé. 

Los médicos tenían que preparar a Ally inmediatamente para una cesárea de emergencia. La madre de Ally no se separó ni un momento de su lado: su hija estaba en trance. Aún no podía creer lo que le estaba pasando: la situación era demasiado para ella.

Pero cuando a las 3:31 de la mañana del 23 de diciembre de 2015, el llanto de un bebé llenó el quirófano, Ally comenzó a entender por fin, entre lágrimas, que acababa de ser mamá. 

 

Ein Beitrag geteilt von Ally Opfer (@allllyy_op) am

Mientras Ally y su hijo Oliver se recuperaban del parto, celebraron su primera fiesta de Navidad juntos en el hospital. Pocos días después, por fin pudieron irse a casa a comenzar su vida juntos. "Estaba tan contenta de enseñarle a Oliver su casa y empezar mi vida con él. Tuve muchísima ayuda de toda mi familia. Ser madre soltera es un cambio enorme, pero ser madre inesperadamente es algo que no se puede expresar con palabras".

 

Ein Beitrag geteilt von Ally Opfer (@allllyy_op) am

¿Estar embarazada sin saberlo? Aunque pueda parecer imposible, este tipo de casos no es tan raro como parece. Muchos de los síntomas se suprimen inconscientemente, especialmente por aquellas mujeres que no ven un hijo en sus vidas en ese momento. 

Sin embargo, Ally y Oliver se han acostumbrado enseguida al otro y han empezado a vivir ya una vida feliz. El pequeño tiene ya más de un año y está perfectamente saludable. La joven animadora se ha convertido en una mamá maravillosa, que pasará el resto de su vida con la mayor sorpresa que haya recibido jamás: su hijo Oliver. 

Créditos:

Love What Matters

Comentarios

Más de Nolocreo