Chica de 22 años debe ir a prisión por maltratar a su novio

Cuando Alex Skeel tenía 16 años, conoció a Jordan en una escuela de Bedford, Inglaterra. Empezaron a salir; para Alex era su primera relación, y al poco tiempo Jordan se convirtió en su gran amor. "Al principio todo era hermoso, como con cualquier otra pareja", cuenta Alex sobre esa época. En ese entonces, el adolescente no tenía idea de que serían cualquier cosa menos una pareja normal.

Youtube/This Morning

Después de dos años de relación, Jordan comenzó a cambiar y empezó a insultar con frecuencia a su novio por ser "estúpido" y "retrasado". También supervisaba su cuenta de Facebook y sus contactos con amigos. A todo esto, se sumaron las manipulaciones psicológicas y los chistes macabros, lo que provocó que el ánimo del joven decayera. 

Un día Jordan le dijo a su novio que su madre había llamado y que su abuelo había muerto. Después de llorar durante dos horas por la muerte de su abuelo, la chica le preguntó a Alex por qué lo sentía tanto y le confesó que todo era un invento de ella y que su abuelo seguía vivo. A pesar de este incidente, el joven se mudó a vivir con Jordan, lo que complicó aun más su relación.

Youtube/This Morning

Entonces, además de la presión psicológica que la joven ejerció sobre Alex, la violencia física se hizo parte de su vida cotidiana. "Tres años de terror psicológico seguidos de abusos físicos", dice Alex sobre aquel cambio. Golpes con varios objetos, picaduras con un cuchillo de cocina y quemaduras con agua hirviendo fueron algunas de las agresiones que padeció este chico.

Además del maltrato físico, Alex tuvo que romper el contacto con su familia y amigos, ya que ella lo amenazó con matarlo. "Ella seguía diciendo que era normal pelear así. Pero no era verdad, ella quería cambiarme", recuerda el joven.

Youtube/This Morning

Los malos tratos no pasaron desapercibidos por los vecinos, quienes escucharon los gritos del joven y vieron las heridas que se llevó. Llamaron más de una vez a la policía, pero cada vez que venían Alex afirmaba que él mismo se había hecho las lesiones.

Un día, sin embargo, sufrió heridas tan graves por un ataque con cuchillo que tuvo que ser operado en el hospital. El médico le preguntó a Alex si era seguro para él volver a casa. Cuando Jordan dejó la sala de operaciones, el hombre maltratado dijo que no. El médico denunció a la joven, pero Alex le tenía mucho miedo a su novia, así que no testificó en su contra.

A mediados del año pasado, los vecinos ya estaban hartos de los malos tratos y volvieron a llamar a la policía y a una ambulancia. Los paramédicos encontraron a Alex seriamente herido en el apartamento tratando de curar provisionalmente sus heridas. Solo cuando uno de los oficiales le dijo a Alex que lo retendría en la Comisaría hasta que revelara la verdad sobre sus heridas, el asustado joven rompió su silencio.

Youtube/This Morningo

Gracias a las declaraciones de los vecinos, Jordan pudo ser acusada y declarada culpable. La violenta mujer fue condenada a siete años y medio de prisión por privación de la libertad y agresiones graves. Además, no se le permitirá acercarse a su exnovio por un período de tiempo indefinido.

Alex no solo ha sufrido quemaduras y tiene cicatrices por los años de abuso, los médicos también han encontrado lesiones cerebrales y un trauma severo. Sin embargo, el joven no quiere permanecer en el anonimato, y desea ayudar a otras personas afectadas. Es miembro de un grupo de víctimas de violencia doméstica y quiere crear en el futuro un centro de retiro para hombres.

En el siguiente video puedes ver una entrevista con Alex contando su historia (en inglés):

Con mucha frecuencia, la violencia doméstica se asocia con las víctimas femeninas. Muchas personas no creen que los hombres también puedan padecer agresiones físicas y psicológicas. Sin embargo, Alex no es un caso aislado y su historia debería ayudar a que se reflexione más sobre este tema. 

Créditos:

Unilad, t-online, RTL, Youtube, dailystar 

Comentarios

Más de Nolocreo