Niño postrado en su casa logra conversar con un camionero a través de su radio

Esta historia le ha dado varias vueltas al mundo a través de Internet. Se trata de un niño en silla de ruedas que echa muchísimo de menos a su padre. Pero luego, alguien aparece en su puerta y hace algo increíble. Esto fue lo que pasó:

"Estaba en los alrededores de un pequeño pueblo del sur tratando de llegar a mi destino antes de que anocheciera. El viejo radio CB estaba encendido en el canal 1-9. Entonces apareció la voz de un niño pequeño en esta frecuencia y dijo: 'Frecuencia 1-9, ¿hay alguien ahí? Despierten, camioneros, y hablen con Teddy Bear'. Activé el micrófono y respondí: 'Aquí estoy, Teddy Bear'. Y la voz del niño se escuchó en el aire.

'Gracias al radioescucha que se encuentra del otro lado de la línea'. Le dije mi ubicación, y después él continuó: 'Supuestamente, no debería de molestar a la gente que está ahí fuera. Mi madre dice que ustedes están muy ocupados y que debo mantenerme fuera de su frecuencia'.

'Pero, ¿sabes? Me siento solo y me ayuda un poco hablar, porque es todo lo que puedo hacer: tengo una minusvalía y no puedo caminar'. Le contesté de nuevo y le dije que encendiera el micrófono y que hablaría con él todo el tiempo que quisiera.

'Este era el radio de mi papá', dijo el pequeño. 'Pero creo que ahora es mío y de mamá porque mi papá murió. Tuvo un accidente hace un mes. Estaba de camino a casa mientras nevaba intensamente'.

'Ahora mamá tiene que trabajar para llegar a fin de mes. Y yo no puedo ayudar mucho debido a mis piernas paralizadas. Me dice que no me preocupe, que todo va a estar bien. Pero algunas veces llora por las noches'.

'¿Sabes? Hay una cosa que deseo ver más que nada en el mundo'.

'Oh, chicos, creo que ustedes están muy ocupados como para molestarse por mí. Pero ¿saben?, mi papá solía llevarme de paseo cuando estaba en casa. Pero creo que ahora eso se ha terminado para siempre, porque mi papi está muerto'.

Ninguno de los radioescuchas contestó por el viejo radio CB mientras el chico inválido hablaba conmigo. Traté de contener el nudo en la garganta y permanecer en la frecuencia. Pensaba en mi hijo, que estaba en el pueblo de Greenville.

'Papá iba a llevarnos a mamá y a mí con él a finales de este año. Lo recuerdo diciendo: algún día este viejo camión será tuyo, Teddy Bear. Pero ahora sé que nunca más volveré a pasear en un camión 18 ruedas'.

'Pero con este viejo radio estaré en contacto con todos mis amigos camioneros'.

'Teddy Bear se va a retirar ahora y te va a dejar solo, porque ya casi es tiempo de que mamá llegue a casa. Pero avísame cuando pases otra vez por aquí y ten por seguro que estaré muy feliz de hablar contigo'.

'Esta bien', contesté. 'Antes de que te vayas 10-10, ¿dónde vives 20, pequeño amigo CB?' Me dio su dirección y no lo dudé ni un instante. Este inmenso cargamento de mercancías simplemente podía esperar.

Di la vuelta con el camión alrededor de un terreno y me fui directamente a la calle Jackson 229. Y cuando giré en la esquina, oh, oh, casi me da un infarto. Había camiones de 18 ruedas aparcados a lo largo de tres bloques de casas.

Me imagino que todos los conductores de unos cuantos kilómetros a la redonda habían escuchado la llamada de Teddy Bear.

Y que ese pequeño minusválido se lo estaba pasando muy bien mientras uno lo llevaba en su camión y el otro esperaba su turno para llevarlo al suyo y poder despegar.

Bien, tal y como se lo imaginan, esperé mi turno de darle un paseo a Teddy Bear y después lo cargué de regreso y lo puse de nuevo en su silla de ruedas. Queridos, si no vivo lo suficiente para ver tanta felicidad de nuevo, quiero que sepan que la vi ese día en el rostro de ese pequeño.

Hicimos una colecta para él antes de que su mamá llegara a casa. Cada uno de los conductores se despidió y todos nos fuimos al mismo tiempo. Él estrechó mi mano con una sonrisa de oreja a oreja. Y dijo: 'Mientras sean camioneros me mantendré en contacto con ustedes'. Ah, y retomé la carretera con lágrimas en los ojos.

Encendí la radio y me encontré con otra sorpresa. La voz del radioescucha 1-9 estaba al aire; solo unas palabras más para darles las gracias de parte de mamá, Teddy Bear: 'Le deseamos a cada uno de ustedes una bendición especial, porque acaban de hacer realidad el sueño de un niño. Los dejo antes de que empiece a llorar. Que Dios los acompañe, 10-4, cambio y fuera'".

Esta maravillosa historia nos muestra el gran corazón que pueden tener muchos desconocidos. Este pequeño discapacitado pudo recuperar el espíritu de su padre por algunas horas. La historia está basada en una canción del cantante estadounidense de country Red Sovine, llamada Teddy Bear. La letra te parte el corazón, ¡así que asegúrate de tener los clínex a la mano si la escuchas!

Comentarios

Más de Nolocreo