Mamá se defiende de los insultos de Internet hacia su hija

Los papás de recién nacidos se hinchan de orgullo al mostrar a sus bebés a diestra y siniestra, mientras las sonrisas desdentadas de estos se ganan cumplidos por doquier. Pero, desgraciadamente, Natalie Weaver nunca ha vivido esta experiencia en primera persona. Más bien, todo lo contrario: desde que su hija nació, ha tenido más bien que esconderla. Natalie tiene miedo a las miradas y comentarios llenos de odio hacia su hija. 

Sophia, que ahora tiene 9 años, nació con una deformidad facial denominada síndrome de Rett. Este extraño trastorno del desarrollo provoca, por ejemplo, que en una edad temprana los niños desaprendan las habilidades hasta entonces aprendidas. Por causa de su apariencia, la gente manifiesta reacciones extremas ante la niña aún de bebé. Para su mamá esto resultaba tan doloroso que la mayor parte del tiempo se "escondía" en casa con su hija. Hasta que un día ya no aguantó más.  

Natalie, que ya tiene 3 hijos, no aguantaba más que a su hija la llamaran "monstruo". La mamá decidió entonces crear una asociación para ayudar a niños con la misma enfermedad que Sophia y también para conseguir que fueran vistos como el resto de personas y que tengan el mismo derecho a la vida. Es por ello que la estadounidense quedó conmocionada cuando descubrió que alguien había posteado una foto de Sophia en Twitter sin su permiso defendiendo que la gente debería abortar a niños como ella. 

Esta persona defendía que la amniocentesis fuera obligatoria en embarazadas; en caso de detectarse una discapacidad en el feto, la futura madre debería obligatoriamente abortar. Si pese a todo la embarazada quisiera seguir adelante con el embarazo, los padres también deberían asumir los consiguientes costos de tratamiento para el niño por su cuenta. Junto a la foto de la niña de 9 años esta persona comentaba: "Aunque algunos pueden pensar que todos los niños deberían vivir, está claro que algunos no".

Natalie no podía creer que alguien que ni siquiera conocía a Sophia, que no sabía cuánto la amaba su familia y cómo su sonrisa alegraba sus vidas pudiera escribir algo así sobre su hija. Pero aun peor fue cuando descubrió que Twitter se negaba a retirar el post porque no iba contra sus normas de publicación. Natalie no podía quedarse callada: comenzó una petición a la que se unieron miles de personas que pedían a la plataforma online que hiciera algo al respecto. 

Y su iniciativa tuvo éxito: gracias a las miles de voces enojadas, Twitter cerró finalmente la cuenta de la persona que insultó a Sophia con esos horribles comentarios. La familia de la pequeña de 9 años se siente aliviada pero saben que la batalla sigue: cada día han de luchar por su hija. Y es que comentarios tan atroces no solo se los dirigen a Sophia en Internet: también en la vida real tiene que lidiar con este tipo de actitudes. 

"No dejaré que el odio me silencie", dice Natalie. "Sophia es un regalo. No importa lo cansada que esté: haré todo lo que esté en mi mano para protegerla por muy duro que sea. Sophia es la persona más fuerte que conozco". Desde luego la pequeña ha heredado eso último de su mamá. 

Créditos:

Little Things

Comentarios

Más de Nolocreo