El quitamanchas perfecto lo tienes en tu refrigerador: ¿lo sabías?

A todos nos pasó alguna vez; pones un bolígrafo en tu bolso, la tapa cobra vida y se sale sola, y la tinta se riega por todos los rincones. O tal vez, tu pequeño decidió expresar su creatividad y transformó tu camiseta favorita en un cuadro de Picasso. No importa cómo pasó, las manchas de tinta no son un problema. En realidad existe un truco buenísimo para eliminarlas, y todo lo que necesitas lo tienes en tu refrigerador; bueno, en el 98% de los casos.

Esta es la situación: una mancha inconfundible en un paño de algodón. ¡Parece ser que tu pequeño ha hecho de las suyas de nuevo!

Pero no te preocupes. ¡El remedio más rápido y el más efectivo para este problema doméstico es la leche! Simplemente, pon un poco en un recipiente.

Ahora sumerge la parte que tiene la mancha en la leche y déjala remojar por lo menos 30 minutos (incluso más tiempo para manchas grandes).

Ahora toma un cepillo viejo pero limpio y frota sobre el área manchada. Muy pronto verás cómo la mancha se desvanece visiblemente.

El paso final consiste en enjuagar muy bien la leche del paño. ¡Eso es todo!

Si quedan restos de tinta, mete el paño a la lavadora: un ciclo es suficiente para eliminar totalmente la mancha. Lo más importante es aplicar el tratamiento lo más rápido posible, cuando la mancha todavía esté fresca. Si actúas con rapidez, ¡la mancha no opondrá resistencia!

Comentarios

Más de Nolocreo