Perro husky hecho un esqueleto se recupera

Los perros callejeros, enfermos y desnutridos son, por desgracia, un espectáculo cotidiano en la isla de Bali. Solo muy pocos de ellos encuentran un hogar y alguien que los cuide. Por un lado, el Gobierno está tratando de financiar más refugios y reducir el riesgo de enfermedades contagiosas; y por el otro, muchos voluntarios están actuando para evitar el sufrimiento de los animales.

Un día, en el camino del trabajo a casa, Rico Soegiarto encontró un perro terriblemente demacrado en la carretera. Entonces este joven de 26 años supo de inmediato que no podía simplemente pasar al lado de este pobre animal.

"Esperanza", como Rico llamó a esta perrita, se encontraba en unas condiciones terribles. Tenía muchas áreas sin pelo en la piel y estaba tan flaca que sus huesos se veían claramente a través de la piel. Era obvio que no viviría mucho tiempo si no recibía ayuda.

Rico se la llevó a casa con él y comenzó a procurarla con cuidado y amor. 

Muchas visitas al veterinario, cuidado intensivo del pelo y, por supuesto, cantidades interminables de alimentos nutritivos, comenzaron a convertir a Esperanza en la hermosa perra que era en realidad.

No es de extrañar que actualmente Esperanza le guarde una lealtad absoluta a la persona que lo rescató y que busque su compañía constantemente. Su dueño ya tiene otros cuatro perros a su lado con los que puede jugar.

Hoy solo sus ojos azules nos recuerdan a la criatura maltratada que Rico recogió hace tiempo en la calle.

¡Qué transformación! Esperanza tuvo mucha suerte de conocer a un hombre tan amable y servicial. Dicen que el cuidado de un perro es bueno para el alma, así que Rico debería ser un modelo a seguir para los demás.

Créditos:

Bored Panda

Comentarios

Más de Nolocreo