Rescatan en el último segundo a perro con el hocico atado

Cada día, las organizaciones de protección animal reciben nuevas llamadas de personas que encuentran animales huérfanos o maltratados. La historia de este artículo ocurrió en "Pupekas", una organización de ayuda a los animales en el puerto de Almería, en el sur de España: un transeúnte había descubierto un perro en pésimas condiciones.

Una de las empleadas se puso en marcha inmediatamente, pero lo que descubrió en el acto la conmocionó profundamente. La perra de raza podenco había sido abandonada a su suerte por el dueño anterior, sin agua y sin comida. Incluso le habían atado las piernas y el hocico para que no pudiera ladrar ni caminar.

En lugar de llevar a la perra a un refugio de animales,  la dejó a morir en el calor del verano. Inevitablemente, uno se pregunta cómo un ser humano puede hacerle algo así a un animal.

La valiente perra ya estaba completamente deshidratada y había perdido el conocimiento una y otra vez. La ayuda habría llegado demasiado tarde si hubiesen tardado un poco más. Supuestamente tuvo cachorros hace poco, pero no había rastro de ellos.

Después de ser examinada y cuidada por un veterinario, fue llevada al santuario de Pupekas. Los empleados la bautizaron allí como "Esperanza", por el dicho "la esperanza es lo último que se pierde". En las semanas siguientes, la luchadora perrita se recuperó completamente.

Pero había aun más buenas noticias para Esperanza: una familia había decidido cuidar de la perra y darle un hogar. Y como pueden ver en la siguiente foto, se siente muy cómoda con sus nuevos dueños:

A pesar de que la historia de Esperanza haya tenido final feliz, muchos otros animales abandonados mueren dolorosamente y solos. Precisamente por eso es tan importante que siempre mantengamos los ojos abiertos y apoyemos a organizaciones de bienestar animal como Pupekas.

Comentarios

Más de Nolocreo