Una casa bajo tierra: pareja vive en una alcantarilla desde hace 22 años

Miguel Restrepo y María García viven en Medellín, Colombia. Se conocieron en las calles de la ciudad, cuando ambos estaban enganchados a las drogas y no tenían ningún lugar donde vivir. A punto de darse por vencidos y dejarse morir de hambre y frío, su encuentro los hizo luchar por vencer todas sus adicciones e intentar tener una mejor vida juntos. ¿El refugio que encontraron para empezar con esa vida mejor? Una alcantarilla.

Hoy, 22 años después de poner un pie por primera vez allí, Miguel y María siguen viviendo en esa alcantarilla que encontraron abandonada y sin uso, situada en un barrio industrial de la ciudad colombiana. Y no tienen ninguna intención de moverse de allí, a pesar de haber recibido ofertas para marcharse a un sitio más cómodo. 

 

Su curiosa casa, mide 6 metros cuadrados y ni siquiera pueden ponerse del todo erguidos en su interior, ya que el "techo" mide tan solo 1,40 metros. Pero no pienses que el pequeño espacio no está bien aprovechado: en su interior, Miguel y María han conseguido colocar un armario, una cama y una pequeña cocina. Además, la pareja también cuenta con un ventilador que los ayuda a estar más cómodos durante los calurosos días de verano, y una radio y una televisión para entretenerse. No tienen ducha, pero se asean usando cubos de agua.

Aunque saben que su casa es bastante diferente, Miguel y María son muy felices viviendo allí acompañados de su perrito Blackie. Tienen todo lo que necesitan y ellos necesitan poco. Incluso tienen su pequeño jardín al lado de la entrada a su particular casa, donde tienen flores e incluso un árbol de Navidad. ¡De vez en cuando lo decoran y añaden un toque de luz a su jardín!

Lo cierto es que, si bien María y Miguel están satisfechos con su vida, hay días que son muy difíciles. La pareja vive desde hace tiempo de la caridad de los vecinos que los rodean, los cuales siempre han sido muy amables y comprensivos con ellos. Y es que Miguel tuvo que dejar su trabajo como reciclador público debido a una enfermedad en los pulmones. Aunque consigue un poco de dinero ayudando a aparcar coches, Miguel confiesa que hay veces que no tienen nada que llevarse a la boca. 

A pesar de todo, Miguel afirma que vive "mejor que el presidente". En este vídeo lo puedes escuchar hablando de su vida y mostrando su casa y su jardín:

Sin  duda, su vida no es muy cómoda, pero gracias a que se encontraron en las calles y a que descubrieron su pequeño refugio, Miguel y María fueron capaces de encauzar sus vidas. Porque cuando encuentras a alguien que te apoya y te acompaña en tu camino, todo lo demás es secundario.  

Créditos:

ntd.tv

Comentarios

Más de Nolocreo