Mujer se venga con un pañal sucio en un parking

Las plazas para estacionarse son espacios muy disputados en las grandes ciudades. Aun así, uno nunca debe olvidar las reglas de civismo que rigen los aparcamientos y, por ejemplo, no invadir el estacionamiento para discapacitados o mamás. La inglesa Alexandra Gerrard compartió recientemente su experiencia sobre una de estas disputas en Internet y con ello solo encendió la llama de una larga mecha. 

Con sus gemelos Osian y Rhydian a bordo, la joven madre estaba a punto de dirigirse a un aparcamiento reservado para madres cuando un extraño se cruzó descaradamente en su camino y le quitó el aparcamiento en su cara. Aunque al principio se quedó sin palabras, luego se enfrentó al cínico. Alexandra relató el incidente en Facebook: 

PSU Lunch Carts Wed Feb 15, 2012 30

"¡Hoy me cagué en todo! Literalmente.

Hoy fuimos a Tesco, donde mi marido hacía una demostración de su camión de bomberos. Una experiencia maravillosa para todos. Le llevamos su almuerzo, nos permitió sentarnos una vez detrás del volante, tatú-tatá, y volvimos al coche.

Cuando regresamos al coche, un aspirante a piloto como yo se dirigió directamente al estacionamiento para padres e hijos como si fuera una "parada en boxes" de Fórmula 1, a una velocidad vertiginosa que me revolvió el estómago. Pensé que tal vez había algo gratis en el supermercado que justificaba la prisa.

Sonreí con mi sonrisa más bella y educada y dije: 'Lo siento, puede que  no hayas visto que estas plazas de aparcamiento son para padres con hijos'.

'¿Y?' -'Bueno, es un poco difícil encontrar un lugar, arreglar un bebé, mucho menos dos, y conseguir un conseguir un carrito DOBLE justo cuando está empezando a llover'.

-'No es mi problema, cariño', contestó el barbudo Hobbit.

- ¿Podrías buscar otra plaza de aparcamiento porque esta es la última plaza gratuita para padres? 

- Quedará una plaza libre cuando te vayas. ¡Ahora vete a la mierda, perra gorda!

Pausa. ¡Ay, qué giro tan inesperado había tomado la conversación! En solo 5 palabras me transformé de un de ser educado a una furia infernal. No había dormido en tres semanas. Lo que realmente quería decirle es que había estado a dieta durante 10 días y que había perdido casi tres kilos. ¿Cómo te atreves a llamarme perra gorda? Soy una madre hambrienta y agotada por gemelos agotadores y tú me empujaste más allá de los límites de la poca decencia que me queda. Te machacaría tu gordo hocico a picotazos, pero no he estado comiendo nada más que miserables hojas verdes toda la semana, y por eso no tengo energía. Mueve el culo ya y sé una persona decente durante una hora.

Traté de mantener la calma y dije: 'Espero que algún día tengas hijos y que en un día difícil un hijo de puta como tú los hostigue''.

-'Oh, vete a la mierda y desahoga tu furia en otra parte' -dijo, y se fue arrastrando al supermercado, enseñándome su dedo medio. 

Todo mi ser antisocial apareció y grité de una manera muy encantadora hacia el aparcamiento: '¡Maldito imbécil!'

Pero cuando me giré de vuelta a los niños en el coche, un olor abrumador inundó mis fosas nasales. Se me cayó el alma a los pies. Pero entonces decidí que era la hora de la venganza. Usé el pañal sucio sabiamente. Un pequeño acto de justicia para todos los padres que se han encontrado con similares seres miserables que roban aparcamientos.

En otras circunstancias, nunca me habría dejado llevar por un arranque de este tipo en público, pero hay días en los que estoy extremadamente cansada y hambrienta.

Así es... ¡Lo hice! ¡Lo hice! Pegué el pañal sucio a su parabrisas y lo sujeté con el limpiaparabrisas.

¡Me sentí mejor inmediatamente! Lamento no haber tenido tiempo de quedarme y ver su reacción. También recibí un comentario de otra mujer que había observado el incidente. 'Fue brillante', dijo con una sonrisa y continuó.

¡Me merezco una bebida bien cargada ahora!".

Debido a su triunfo contra el ladrón de estacionamiento, Alexandra recibió muchos aplausos en Internet. Aunque algunos piensan que su sucia venganza es exagerada, la enfadada madre ha dejado una cosa clara: quienquiera que piense que una mujer cansada y hambrienta es una víctima fácil, es demasiado ingenuo.

 

Créditos:

Little Things

Comentarios

Más de Nolocreo