No podían tener hijos: tras la adopción de su 1ª hija, ya no pudieron parar

Jorge Lencillas y Claudia Gordillo no podían tener hijos naturalmente. Pero el matrimonio argentino estaba decidido a tenerlos, así que empezó a mirar qué tan probable era la opción de adoptar.  No lo sabían entonces, pero esta decisión los llevaría a tomar un camino que nunca se habían planteado anteriormente. 

En octubre del año 1996 les anunciaron que sería posible adoptar a una pequeña bebita llamada Rocío. Para Jorge y Claudia, la llegada de la bebé tenía quizás no los efectos físicos que cualquier embarazo tiene, pero sí los psicológicos. Incluso los familiares estaban entusiasmados y hablaban al respecto. Cuando los llamaron para que la conocieran, fue como si hubiesen entrado en trabajo de parto. "Me llamaron para avisarme y el corazón me latía a veinte mil por hora. Fue algo impresionante, temblaba. Estaba trabajando y temblaba. Fue muy emocionante…", cuenta Jorge. 

6 años después, Rocío hizo lo que casi cualquier hijo único haría: pedir un hermanito. Así fue como conocieron a Catriel. La pareja esta vez decidió adoptar no a un bebé, sino a un niño. Los niños de más de 5 años son quienes sufren más en el sistema de adopciones, porque las parejas prefieren adoptar bebés que no recuerdan que alguna vez vivieron en un orfanato. Dos años después, Catriel, un niño solo 8 días más joven que Rocío, llegó a sus vidas. 

Desde entonces, no se detuvieron. Siempre hay un niño que necesitará ayuda, y Jorge y Claudia estaban dispuestos a dársela. No son una familia adinerada, pero sí muy organizada y con ganas de salir adelante. Así que unos años después llegó Alan a la familia, un niño de 6 años con una severa depresión. Le costaba comunicarse, pero pronto se encontró feliz en su nueva familia. Pero Alan no venía solo: los asistentes sociales les comunicaron que tenía una hermana bebé, Luz. Sin dudarlo, decidieron adoptarlos a los dos.

Las sorpresas no terminarían allí. Poco después descubrirían que Rocío, la primera niña que adoptaron, tenía una hermana mayor de 13 años llamada Celeste: "Celeste creía que Rocío había fallecido de bebé y Rocío no sabía de la existencia de su hermana... Entonces Celeste estaba desesperada por conocer a Rocío, por verla y saber de ella". Por supuesto, la adoptaron también.

La familia ya tenía fama de adoptar a muchos hijos, por lo que los asistentes no pudieron evitar informarles sobre otra impresionante historia. Catriel, su segundo hijo, tenía una hermana mayor, Jessica. Jessica vivía en un hogar para madres, ya que tenía una leve discapacidad mental y tenía un hijo muy pequeño, a quien había llamado Catriel. ¡Le había puesto el nombre del hermanito a quien tanto extrañaba! Jessica requería una familia en la cual vivir, a sus 18 años y con su discapacidad, le era extremadamente difícil ser independiente. El maravilloso matrimonio, por supuesto, no miró hacia el lado. Así fue como terminaron adoptando a su sexta hija e, incluso, ¡a un nieto! 

Pero, ¿por qué una pareja que pensaba adoptar a un hijo terminó adoptando a 6? Especialmente porque son muchos los niños que están años dentro del sistema sin que se decida su futuro. Se sienten solos, abandonados y sin que nadie los quiera. Muchos de ellos desarrollan problemas conductuales. Y, en verdad, lo único que necesitan es una familia que los quiera. 

Ya han pasado 21 años desde que Jorge y Claudia emprendieron la aventura de abrir las puertas de su hogar a todos los niños que los necesitaran. Actualmente también forman parte de un programa llamado "Familias para familias" y tienen a 4 chicos más en su casa, criándolos como si fueran propios. 

¿Y qué tiene Jorge para decirle a aquellos padres que están en la duda de si adoptar o no, sobre todo niños más grandes? "¡Los chicos no te van a cuestionar nada! ¡Van a disfrutarte y a vivir lo que no han vivido antes! Yo les recomiendo que no tengan temores, los temores son nuestros, no de los niños. Ellos solo necesitan amor, un hogar, una familia".

Ojalá hubiese más parejas como estos argentinos, ¿no crees? 

Comentarios

Más de Nolocreo