Un hijo resuelve los misterios de las desapariciones de su madre ya fallecida

En Navidad, la mayoría de los padres ocultan ciertas cosas a sus hijos. Se levantan de la cama a medianoche, envuelven los regalos y los esconden en un rincón oscuro de la casa o interrumpen sus conversaciones abruptamente cuando el niño entra en la habitación. Todos estos cariñosos secretos forman parte de la ceremonia prenavideña y proporcionan alegría a todos los involucrados. 

Pero John Dorroh, de Illinois (EE.UU.),  siempre presenciaba una escena durante la víspera de Navidad que hasta hace poco seguía sin tener explicación. 

Facebook/Breaking Bellingham News

Cuando John era un niño, todos los años sucedía lo mismo en Navidad: su madre murmuraba de repente que todavía tenía un par de cosas que hacer. Se ponía de pie de un salto y desaparecía varias horas. 

La madre nunca dijo qué quería hacer ni adónde iba. Cuando John se lo preguntaba a su padre, este siempre contestaba que lo más probable es que todavía quedara algo por comprar. Pero John sabía que no se trataba de ningún regalo, ya que su madre era tan organizada que desde otoño tenía los presentes listos en casa.

Cuando ella regresaba, John siempre le preguntaba a su madre si había conseguido lo que estaba buscando, y ella siempre contestaba con un simple "sí". Nunca pudo enterarse de lo que su mamá hacía cada año. 

Facebook/Macrayla Evans

Los años pasaron, John creció y se convirtió en un adulto. En 1990 su madre murió sin revelarle cuál había sido la razón de su misteriosa conducta todas las Navidades; sin embargo, él presentía que había algo muy especial detrás de todo esto.

Pero este año, John, quien actualmente tiene 63 años, recibió una carta que lo cambió todo. Un hombre llamado Robert le escribió unas líneas que le aclararon muchas cosas. 

"No sé si usted esté enterado de lo que su madre hizo por nosotros", escribió Robert. En ese entonces, el hombre vivía en la ciudad natal de John, en el estado de Mississippi (EE.UU.), y trabajaba en una fábrica junto con Sue, la madre de John.

Por aquel tiempo, Robert tenía una familia numerosa y sus hijos eran muy pequeños. A pesar de que trabajaba muy duro, era pobre. El ingreso de la familia apenas si les alcanzaba para llegar a fin de mes y, por lo tanto, no se podían permitir regalos de Navidad.  

Pero todos los años, el día de Navidad, su colega aparecía por su casa con regalos para los niños: ropa, zapatos, juguetes y caramelos. "Ella era Santa Claus para mis hijos", le contó Robert al asombrado John.

Facebook/Martha Stewart

"Quería que usted supiera lo mucho que significaba lo que su madre hacía por nosotros todos los años", escribió en su carta. 

John estaba profundamente conmovido de su generosa y cariñosa madre. No solo llevaba una gran alegría a personas necesitadas cada año, además era demasiado modesta para contárselo a los demás, ni siquiera a su propia familia.

Facebook/Eric Garlick Meteorologist

Esta carta se convirtió en un medio maravilloso para que John conociera algo más sobre su madre después de todo este tiempo. Sue realmente tenía claro lo que es la Navidad: dar alegría a los demás y demostrarles lo mucho que te importan.

Comentarios

Más de Nolocreo