Tras perder 160 kilos la mujer sigue recibiendo críticas por sus piernas

En algún momento de nuestras vidas, a todos nos sobran unos kilitos y nos apuntamos reaciamente al gimnasio para ponernos en forma. Por lo tanto, seguro que a todos nos cuesta imaginar lo difícil que debe de ser perder una cantidad de kilos desorbitante y que aun así haya personas capaces de reírse de ti. Eso es lo que le pasaba a Jacqueline Adan.

Jacqueline es una blogger que hace unos meses pesaba unos 225 kilos. Tras sufrir problemas alimenticios por los que tenía sobrepeso, Jacqueline decidió dar un vuelco a su vida: cambió radicalmente su dieta y empezó a hacer ejercicio. El resultado fue perder la friolera de 160 kilos.

Pero esta impresionante hazaña tuvo un "efecto secundario", por así decirlo. Al perder tanta grasa tan rápido, su piel no se adaptó al tamaño de su cuerpo, sino que se puso flácida y le colgaba en exceso. A pesar de haber perdido tantísimos kilos, aún estaba un poco avergonzada de su cuerpo.

Por eso, cuando por fin reunió las fuerzas suficientes para ir a la piscina o a la playa para mostrar su cuerpo sin complejos, se llevó una horrible sorpresa cuando escuchó feos comentarios por parte de algunos desalmados. En una ocasión, cuando estaba en la piscina de un hotel, Jacqueline se quitó el pareo que le cubría las piernas para meterse en el agua. Fue entonces cuando unos desconocidos empezaron a reírse de ella y señalarla. 

Cuando volvió a casa, compartió una publicación en su Instagram donde mostraba sus piernas al mundo, con este mensaje: 

"Cuando estábamos de vacaciones en México hace unas semanas, era la primera vez que llevaba traje de baño en mucho tiempo. Estaba nerviosa por quitarme el pareo y caminar hacia la piscina o por la playa. Todavía me sentía como esa misma chica de 200 kilos... entonces sucedió. Una pareja sentada junto a la piscina comenzó a reír y me señaló y se burló de mí tan pronto como me quité el pareo. Entonces, ¿qué hice? Respiré hondo, sonreí y caminé hacia la piscina. Ese fue un gran momento para mí. Yo había cambiado. Ya no era la misma chica. Sí, todavía tengo mucha piel suelta, a veces me siento insegura, y sí, aún recibo burlas. Para ser honesta, sí, me molestó. ¡Pero no iba a dejar que las personas así me afectaran más! No voy a permitir que lo que otras personas piensen sobre mí me impida vivir mi vida. Ellos no me conocen. No saben cómo he trabajado como una burra para perder 160 kilos. No saben cómo me estoy recuperando de las cirugías que me hice. No tienen derecho a sentarse y señalarme y reírse de mí. Por eso sonreí. No importa lo que digan los demás o si intentan dudar de ti o tratar de abatirte. Lo que importa es cómo reaccionas ante eso. Cómo te sientes sobre de ti mismo. Quererte a ti mucho, quererte a ti mismo tal como eres es difícil. A otros puede que no les guste eso. Y no importa. Espero que te quieras a ti mismo. A tu cuerpo. ¡Espero que sigas siendo tú mismo y sigas sonriendo!".

Yo personalmente pienso que no importa para nada cómo alguien luzca físicamente, pero hay que ser realistas y saber que hay gente a la que sí le importa, y sus vidas son tan simples que necesitan llenarlas riéndose de otros. Por suerte, Jacqueline ha sabido callarlos con sus bellas palabras que a la vez sirven como consejo para todos. ¡Bien por ella!

Créditos:

littlethings

Comentarios

Más de Nolocreo