Chiste del día: un borracho se traga una moneda

Dos hombres se van a tomar unas cervezas por la tarde. Como suele suceder en momentos de ebriedad, un hombre le propone al otro una apuesta bastante estúpida, por lo que se guarda tres céntimos en la boca.

Pixabay

De repente empieza a temblar y se le pone la cara azul debido a que se tragó tres monedas. Su amigo le da un golpe en la espalda y el hombre logra escupir dos monedas. Pero la tercera sigue atorada, y el amigo pide ayuda desesperadamente.

A unas mesas de distancia, hay una señora muy seria con un traje de ejecutiva mirando algo en su portátil mientras bebe una taza de café. Cuando se da cuenta del alboroto, mira hacia arriba, deja su taza tranquilamente y camina hacia ellos dos.

Cuando llega al que se está ahogando, le baja los pantalones, le agarra los testículos y se los retuerce y presiona, con cuidado y firmeza a la vez.

Después de unos segundos, el hombre se inclina, se contrae y, finalmente, tose hasta que expulsa el último céntimo. El cual atrapa la mujer en el aire con la mano libre.

Suelta los testículos, se mete la moneda en el bolsillo y vuelve a su mesa sin decir una palabra.

Pixabay

Un vez que el amigo se asegura de que su compañero está bien, se acerca a la señora y le dice: "Muchas gracias por su ayuda. Nunca he visto a nadie hacer algo tan asombroso, fue fantástico. ¿Es usted médica?".

"No", responde la señora, "trabajo en Hacienda".

Comentarios

Más de Nolocreo