Profesora escribe carta luego de que alumno perdiera un diente

Es un día normal en la Escuela San Cristóbal, en Rosario, Argentina. Los niños hacen sus deberes y la profesora los vigila atenta. Ignacio Gabrielli es uno de ellos. Con 6 años es un niño despierto y simpático como los demás. Pero de pronto sucede algo que nadie esperaba. 

Nacho, como lo llaman su familia y amigos, de pronto parece preocupado. La maestra ve cómo parece estar buscando algo y, finalmente se acerca hacia él. Entonces el niño le cuenta algo que le llegará a lo más profundo del corazón. Al niño se le ha caído un diente y no lo puede encontrar. Su preocupación es visible y es que, ¿cómo le va a dejar un regalo ahora el Ratón Pérez? Ahora no tiene prueba de que se le ha caído y está condenado a no recibir nada. Qué profunda tristeza. 

Sin embargo, a su maestra se le ocurre un plan y escribe lo siguiente:

Para que el Ratón Pérez tuviera prueba de que el diente efectivamente se había caído, la maestra decidió redactarle un certificado. Con su firma y el sello de la escuela, todo quedaba oficial y así el pequeño roedor no tendría excusas para no dejarle a Nacho su ansiado regalito.

La idea de esta maestra fue maravillosa. El niño se quedó tranquilo y esa noche recibió sus regalitos, después de que el Ratón Pérez leyera la prueba escrita de que el diente se había caído. Esta historia me alegró el día. Es precioso que los maestros cuiden de manera tan cariñosa a sus alumnos. Siempre quedarán en nuestra memoria los bonitos gestos de nuestros docentes. Comparte esta historia si te arrancó una sonrisa :)

Comentarios

Más de Nolocreo