Mujer con 20 personalidades cambia su identidad 5 veces al día

Todos tenemos días en los que no nos sentimos nosotros mismos. Pero lo que para la mayoría de las personas es, por suerte, solo un decir, es para otros una cruel realidad diaria. Literalmente, estas personas no son siempre ellas mismas y no pocas veces les falta la certeza de quién es su verdadero "yo". 

Kim Noble, de Londres (Inglaterra), sufre un trastorno de identidad disociativo, más conocido como "desorden de personalidad múltiple". 

Este diagnóstico, aún controversial entre los psicólogos, es atribuido a experiencias horribles que los afectados hayan padecido durante su infancia. Cuando una persona no puede seguir soportando una horrible realidad, entonces su personalidad se divide en diversos fragmentos. De esa manera, comienzan a originarse distintas personas en la mente de una sola, que pueden o no saber de la existencia de las otras. 

En la cabeza de Kim habitan alrededor de 20 personas diferentes capaces de intercambiarse sin ninguna advertencia. Esto tiene distintas consecuencias como, por ejemplo, que muchas veces la personalidad de Kim cambia y ella no sabe cómo llegó a un lugar determinado o quién es la persona con la que está hablando. 

La mujer se dio cuenta de que había algo raro en ella cuando era una adolescente y sus parejas le empezaron a echar en cara que les estaba siendo infieles, y que la habían visto por la ciudad con alguna otra persona. Más adelante también le sucedió que alguien se comportara frente a ella como si hubiesen sido amantes en el pasado, sin tener idea de quién se trataba. Es por ello que Kim va a terapia desde su juventud.

Algunas de las personalidades de Kim son: "Judy", una chica de 15 años con anorexia; "Patricia", una mujer de mediana edad; "Ria", una niña maltratada; "Ken", un hombre de 21 años, y "Dawn", una joven mujer que se preocupa por su hija, que le ha quitado el servicio de menores. 

La hija a la que ella se refiere cuando está en la personalidad de Dawn existe en la realidad: se llama Aimee y es hace tiempo una mujer adulta. Kim tuvo que luchar arduamente antes de recuperar la custodia de su hija, aunque la personalidad de Dawn aún "vive" sin ella, ya que no reconoce a Aimee como su hija. 

Durante este tiempo, Kim ha escuchado sobre la existencia de las otras personalidades y tiene más o menos una opinión con respecto a cada una de ellas. Sin embargo, no puede realmente "conocerlas" en su mente. Nunca se los ha "encontrado". En este momento, Kim es Patricia, una de sus personalidades más recurrentes. 

El día a día de Kim es tan confuso y complicado como te puedas imaginar. No se acuerda, por ejemplo, de si se duchó, pero como está limpia y arreglada, entiende que fue otra de sus personalidades la que lo hizo. En muchas ocasiones vuelve de hacer las compras y descubre que no tiene nada para comer o demasiado de todo. Cuando Judy, la personalidad anoréxica, toma control de ella, puede suceder que Kim coma mucho menos de lo que necesita. En total, Kim cambia su personalidad un promedio de cinco veces al día, aunque tampoco está completamente segura de ello. 

Sin embargo, Kim no solo comparte con sus otros "yo" el cuerpo, sino también un talento: pintar.

Hace 12 años, fue motivada por su terapia a transformar sus emociones en imágenes. Desde entonces, muchas de sus personalidades pintan, y cada una de ellas tiene un estilo muy personal. Kim puede reconocer inmediatamente quién ha pintado qué pintura. 

Sus trabajos son tan buenos que son exhibidos en la galería de Londres "Zebra One Art Gallery", en la cual también fueron presentados trabajos de grandes figuras como Salvador Dalí y Francis Bacon. 

Los doctores de Kim están convencidos de que su personalidad es consecuencia de un terrible trauma. Su psique intentó protegerse a sí misma, huyendo de sus propias experiencias y transformándose en otras personas a las que eso terrible no les había sucedido. "Me sentí muy angustiada cuando me diagnosticaron. Tuve que sufrir algún trauma, pero no recuerdo nada de eso". 

Youtube/OWN

Solo tres o cuatro de las personalidades ha aceptado la realidad del diagnóstico, y las otras no lo creen posible. Kim les escribe a cada uno de ellos cartas y las reparte en distintos lugares del departamento. 

Aimee, su hija, está acostumbrada ya a la enfermedad de su madre y ha aprendido a llevarse bien con todas sus diferentes caras. Ambas tienen una relación llena de amor, incluso cuando Kim se frustra o se siente vencida por su realidad. Por suerte, cuenta con el apoyo de Aimee para mantenerse en pie. 

A continuación puedes ver una entrevista en la cual se muestran muchas de sus personalidades (en inglés): 

No es posible determinar si Kim podrá tener una vida remotamente normal. De todas maneras, es impresionante ver cómo logra llevar las riendas de su vida a pesar de todas las dificultades.

Créditos:

Mirror

Comentarios

Más de Nolocreo