Mamá tiene que dejar a su bebé después de la sentencia de muerte del médico

Cuando Axel Winch nació, 11 semanas antes de tiempo y mediante una cesárea de emergencia, los médicos no creían que sobreviviría la primera semana. El bebé prematuro, que pesaba solo 2 kilogramos, vino al mundo ciego, sordo y con los huesos deformados.

Incluso antes de que sus padres, Melissa y Adam Winch, pudieran asimilar el shock, les comunicaron que su hijo también padecía enterocolitis necrotizante, lo que podía destruir el tracto gastrointestinal del bebé: ¡una sentencia de muerte segura!

Los padres de Axel pusieron todas sus esperanzas en una operación de emergencia, por lo cual el niño fue trasladado a una clínica especializada a 400 km de distancia, en Aurora, Colorado.

El bebé sobrevivió al procedimiento, pero los médicos estaban lejos de cantar victoria. Durante semanas Melissa y Adam permanecieron a su lado día y noche. Pero como no contaban con seguro médico, no les quedó más remedio que regresar a casa y a sus trabajos debido a los inmensos costos del tratamiento. Axel tuvo que quedarse solo en la clínica.

"Cuando nos fuimos, lloré durante casi todo el camino a casa", recuerda la madre. "Fue terrible". Les rompía el corazón no poder pasar cada minuto libre con su hijo, el cual, a pesar de su corta vida, ya se había enfrentado a cosas muy difíciles. Pero, por suerte, recibieron ayuda de donde menos lo esperaban: la policía local.

Después de que los policías de Aurora se enteraron de la situación de la familia a través de Facebook, decidieron crear una "unidad de abrazos". Cuando los padres no pueden estar en el hospital, los uniformados cuidan de Axel: lo pesan, le cantan y le dan todo el cariño y ternura que este niño necesita en esta etapa de su vida.

"Le han dado tanto amor, que nos dieron un consuelo que no podemos pagar con nada", dijo conmovido el padre. Al cabo de tres meses, Axel fue dado de alta por los médicos y la policía: "¡Es simplemente algo celestial tenerlo en casa!".

El pequeño Axel desafió todas las profecías y se aferró a su vida. ¡Su historia no puede ser más hermosa! Tendrá que someterse a varias cirugías, pero los médicos ahora miran positivamente su futuro.

En la próxima visita al hospital, su "unidad de abrazos" personalizada está esperando de nuevo a Axel, quien seguramente lleva a sus protectores en el corazón. ¡Ciertamente, el poder concentrado de los abrazos contribuyó significativamente a su recuperación! Me encanta que haya policías así.

Créditos:

Newsner

Comentarios

Más de Nolocreo