Adolescente cumple su gran sueño de construir una minicasa

A veces el aburrimiento puede dar lugar a ideas impresionantes, pero pocas personas logran hacerlas realidad. Un ejemplo paradigmático es este estudiante de 13 años de Iowa (EE. UU. ), quien demostró que merece la pena invertir gran parte de tu tiempo y energía en un sueño.

En general, los adolescentes prefieren ver la televisión, practicar algún deporte o navegar horas frente a la computadora. A Luke Thill, en cambio, le aburrían tremendamente estas actividades. Hacía ya algún tiempo que se interesaba por las llamadas "minicasas", espacios mínimos construidos por artistas que intentan demostrar que no se necesitan demasiadas cosas para vivir. A Luke le fascinaba la idea de levantar su propia casa con poco dinero y mucho esfuerzo y dedicación. Pero ¿cómo se hace una casa de este tipo sin que parezca una choza?

"Cuando comencé, no sabía cómo hacerlo", admite Luke, quien dedicó un año y medio de su vida a construir su casa en miniatura. Compró los materiales necesarios haciendo trabajos para los vecinos del barrio: corta césped o limpia los garajes, por ejemplo. Algunas partes, como la puerta de la entrada, se las donaron amigos de la familia. Luke está muy feliz por todo el apoyo que ha recibido, incluso le han ayudado a colocar la línea de alta tensión o la alfombra. Pero la mayor parte de las cosas las hace él mismo. "Era la oportunidad de hacer algo diferente durante su adolescencia. Más allá de los videojuegos y el deporte, hay que aprender a  hacer cosas que te sirvan de por vida", dijo el padre de Luke.

Al final, la casa tiene 3 metros de largo, 1,7 de ancho y un poco más de 8 metros de espacio habitable. Además, cuenta con ventanas de vidrio, un techo impermeable e incluso un minijardín. Las paredes están recubiertas con madera. El 75 % de los materiales y muebles son reciclados. Durante el proceso, Luke ha aprendido a crear muchas cosas. "Quiero mostrarles a otros chicos que es posible construir con sus propias manos en nuestra época".

La casa que este chico hizo por sí mismo es el sueño de cualquier adolescente. Tiene un baño bien equipado, un sofá, una mesa, un televisor, una cocina con refrigerador y una estufa, así como un área para dormir. 

Luke está a punto de concluir su obra  y ya ha invitado a todos sus amigos a ver sus progresos. Por si fuera poco, ya tiene en mente su próximo proyecto: en algunos años, quiere construir una casa más grande, para mudarse ahí durante sus estudios universitarios. Después de todo, ya tiene la experiencia que se requiere. En este vídeo (en inglés) podrás darte un paseo por su pequeño refugio y ver cómo funciona su minicasa:

Es impresionante lo que puede lograr un niño de 13 años cuando tiene un objetivo claro. Los adultos también tienen mucho que aprender de los más jóvenes. ¿Quieres animar a otros a realizar un sueño como el de Luke? Comparte este vídeo con todos los que quieren vivir solos, pero piensan que por ahora es imposible. 

Comentarios

Más de Nolocreo