La emergencia más tierna: niña de 2 años llama a la policía por insólito motivo

La mayoría de los padres les enseña algo importante a sus hijos: cuando tengas un problema, busca a un policía o llama a emergencias. Seguramente te sabes de memoria el número de teléfono de tu país y ya ni siquiera puedes recordar desde hace cuánto tiempo. Sin embargo, ¿qué es una "emergencia" para una pequeña niña de 2 años?

La pequeña Aaliyah Garett, de Carolina del Sur, Estados Unidos, estaba desesperada. La situación que tenía ante sí parecía no tener solución: necesitaba, sin dudarlo, la ayuda de la policía. Levantó el teléfono y marcó el 911, pero lo que escuchó quien contestó fueron solo un "hola" y unos balbuceos de una pequeña niña. A pesar de que no parecía ser algo serio, decidieron enviar a alguien para que investigara si estaba todo bien.

Por suerte, una oficial de policía se encontraba patrullando cerca y pudo ir a ver de inmediato qué es lo que estaba sucediendo. Pero al tocar a la puerta, abrió un hombre mayor que, sin entender qué pasaba, miraba a la oficial Martha Lohnes confundido. Martha le explicó que habían recibido una llamada de emergencia proveniente del interior de la casa...

Entonces, desde atrás, una pequeña niña, de no más de 2 años, se asomó. Feliz de ver a la oficial, se acercó a ella y le mostró cuál era su problema: ¡no era capaz de ponerse bien los pantalones! Tenía una pierna dentro y la otra no, y cómo no supo qué hacer para que quedara bien, hizo lo que su madre siempre le había aconsejado.

Al verla, tanto el abuelo como la oficial se echaron a reír de ternura. ¿Podía haber acaso una emergencia más inocente que esa? Martha se agachó y ayudó a Aaliyah a subirse los pantalones. ¡Listo! El susto ya había pasado y Aaliyah pudo volver a correr y jugar como siempre. ¡Ahora con una nueva heroína!

Martha recuerda cómo, antes de decidir convertirse en policía, ella también sentía una gran admiración por esos hombres y mujeres que dedican sus vidas a ayudar a los demás. Probablemente esta pequeña nunca olvidará la increíble experiencia que tuvo con una de ellas y, sin duda, tampoco la oficial. 

De hecho, ambas son ahora muy buenas amigas y siguen en contacto de vez en cuando. La madre de Aaliyah y su abuelo contarán para siempre la anécdota de cuando la pequeñina decidió llamar a la policía porque no podía subirse los pantalones, y Martha también podrá reírse un poco de eso cada vez que necesite recordar por qué dedica su vida a ayudar a otros. ¡Cosas así no pasan todos los días! 

Créditos:

inspireMORE

Comentarios

Más de Nolocreo