33 años después de que él no le pidiera una 2ª cita se casan

Con 17 años, los estadounidenses Rick Hayward y Karen Lynch fueron juntos a una cita. Fueron a jugar a los bolos, tomaron helados de fresa y pasaron un agradable tiempo juntos. "Yo creía que todo fue muy bien", confiesa Karen, "pero Rick no me llamó para ir a una segunda cita. Hasta que pasaron 33 años..."

YouTube/ Rachael Ray Show

Y es que Rick era muy tímido en sus años de escuela secundaria. De ahí que no se atreviese a volver a llamarla: él descolgaba el teléfono y lo volvía a colgar sin decidirse. Cuando ya habían pasado varios días pensó que Karen iba a estar enfadada porque no la volvió a llamar. Así que no hubo una segunda cita. Pasaron los años, se distanciaron y cada uno hizo su vida. Ambos se casaron, tuvieron hijos, y se divorciaron.

YouTube/ Rachael Ray Show

Pero hace 7 años, se reencontraron a través de Facebook. Ambos se pusieron al día sobre la vida del otro. Vieron que habían sido paralelas y ambos se preguntaron qué hubiese pasado si hubiesen tenido una segunda cita. Así que Rick esta vez no se lo pensó tanto y, el mismo día pero 33 años después, la invitó a salir por segunda vez.

YouTube/ Rachael Ray Show

¡Y se enamoraron de inmediato! Desde entonces han estado juntos y han hecho todo lo posible para recuperar el tiempo que no pasaron juntos. Hace unos meses, Rick le pidió matrimonio a Karen, ¡y ella aceptó!

YouTube/ Rachael Ray Show

"Rick es un hombre increíble, es mi mejor amigo y él me da todas las cosas que estaba buscando, y algunas otras que ni sabía que estaba buscando", confiesa Karen, que está obviamente enamorada hasta los huesos de su prometido. "Con Karen me vuelvo a sentir completo. Por primera vez en mi vida entiendo el significado de 'media naranja'", dice Rick, por su parte.

YouTube/ Rachael Ray Show

Aquí puedes ver lo emocionados que están cuando cuentan su historia (en inglés):

Han tenido que esperar 33 años, pero viendo cómo están juntos y las cosas tan bonitas que se dicen, está claro que la espera ha merecido la pena. El destino ha querido unir lo que, visto lo visto, nunca debería haberse separado. Pero nunca es tarde si la dicha es buena... ¡Seguro que vivirán felices para siempre!

Créditos:

littlethings

Comentarios

Más de Nolocreo